Lo veo lo leo y me lo creo

18 maniquís que fallaron en su trabajo y son ridículamente graciosos

Los maniquíes tienen la función de lucir la ropa o los accesorios para que puedas apreciar la manera en la que se verán una vez puestos o, al menos, ese era el propósito.

Actualmente ya no sabemos cuál era la idea exacta, porque entre tantas poses extrañas, pelucas horribles y caras aterradoras, no logramos entender si las tiendas lo que quieren es vender o que salgamos corriendo o, también por qué no, reírnos un rato con sus ridículas apariencias.

Echa un vistazo y descubre de lo que hablamos.

1. Cara, rostrazo, cuerpazo… y actitud

2. “Lo sé, soy muy sexi”

3. ”¿Alguien sabe si por fin desocuparon el sanitario?”

4. Una familia que no quisieras toparte por la noche

5. Alguien échele un pan, por favor

6. A esta postura la llamo: ”recoger algo del piso sin pender el glamour

7. El calentamiento global también afecta a los maniquíes

8. La prima de Frankenstein

9. Devastada y muerta por dentro

10. Cuando te arrepientes de haber dado el “sí”

11. ¿Algo más francés que un baguette en la cabeza?

12. “Otra vez lunes”

13. ¿Quién necesita torso cuando tienes unas piernas como esas?

14. “Mírenme, soy tan feliz”

15. ¿Qué demonios pasa aquí?

16. “Antes de ser maniquíes trabajábamos en el circo”

17. “Les juro que sí es mi color correcto de maquillaje”

18. “Soy de hueso ancho”

Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.