Lo veo lo leo y me lo creo

4 pasos muy sencillos para lograr preparar un bizcocho tan suave como una almohada

Hacer bizcochos no es nada fácil y más cuando queremos una textura esponjosa y que se nos deshaga en la boca cuando mordemos un pedazo. Si buscas extra suavidad en tu pastel, aquí 4 pasos que recomienda la página web, lavozdelmuro, y que debes seguir la próxima vez que prepares uno, no son nada complicados y son pequeños detalles o trucos que harán la diferencia.

1. Tamiza la harina

Pasa la harina por un colador antes de agregarla a la mezcla. También hay harinas especiales de repostería que ayudan a que el bizcocho quede más suave y esponjoso.


2. Separa las yemas de las claras

Según lavozdelmuro debes batir las yemas junto con el azúcar, luego añade los demás ingredientes que indiquen la receta que escogiste para hacer el bizcocho y así obtener tu mezcla. Bate las claras hasta lograr el punto de nieve y lo agregas a la mezcla final de tu bizcocho.


3. No dejes pasar mucho tiempo

Después de añadir la mezcla de bizcocho en el molde métela inmediatamente al horno, que repose puede afectar lo esponjoso que quede el pastel.


4. No abras el horno hasta que el bizcocho no esté totalmente listo

Lavozdelmuro enfatiza que esta acción debe ser respetada, porque si abres muy pronto el horno puedes hacer que la temperatura cambie de manera brusca y el bizcocho se baje y no recuperará el volumen que tenía y se habrá perdido todo el trabajo.

Eso es todo. Con estos trucos vas a preparar el bizcocho más esponjoso de tu vida.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.