Lo veo lo leo y me lo creo

6 Situaciones Incómodas Que Experimentas Cuando Usas La Talla Incorrecta De Sostén

Puede que suene extraño, pero la mayoría de las mujeres (me incluyo) no sabemos comprar nuestra talla correcta de sostén. Una de las causas más comunes es que solemos comprar lo que le queda bien a alguien que conocemos y que parecer tener las mismas medidas que nosotras o que preferimos entrar a la tienda y probarnos de todo un poco sin pedir ayuda o sin medir nuestro busto y espalda antes. Lo más probable es que ni siquiera sepas que tu talla de sostén puede cambiar constantemente debido a diferentes cambios en tu cuerpo: el término de la adolescencia, la entrada a la adultez, el embarazo, entre muchas otras cosas.

¿Eres de las que nunca está segura si escogió la talla correcta o no? ¡Sigue leyendo para averiguarlo! Si te pasan estas cosas, entonces significa que no estás escogiendo bien.

1. El aro o barba que va en la parte inferior de tu sostén nunca queda justo debajo de tu seno

Sostenes--1

El aro debe apoyarse contra tu piel y sostener tus senos, si no lo hace, la talla no es la correcta. Haz esta prueba: ajusta las tiritas que van por los hombros de la forma que usualmente lo haces y levanta los brazos. Si el sostén se queda donde debe ir entonces sí es tu talla.


2. Tus pechos usualmente se salen por arriba, abajo o por los lados

Macarena Salinas / UPSOCL

Si se salen simplemente NO es tu talla. Cuando se salen por arriba o por abajo significa que la copa es muy pequeña para tu busto. Cuando se salen por el lado también puede significar que el sostén te aprieta demasiado la espalda


3. Cuando usas un sujetador strapless no para de caerse

Macarena Salinas / UPSOCL

Sí, puede que creas que todos los sujetadores strapless están destinados a caerse, pero la verdad es que no. Si bien es cierto que dan un poco menos de soporte que el sostén normal, un sostén de este tipo que sea de tu talla debiese quedar ajustado a tu espalda (sin apretarte en demasía) y debería poder mantenerse en su lugar por varias horas.


4. Las tiras ejercen tanta presión en tus hombros que se clavan y provocan dolor

Macarena Salinas / UPSOCL

Aquí hay dos opciones: que el sostén sea el correcto pero que quizás estés apretando demasiado las tiras o que el sostén es muy pequeño o le falta soporte para poder contener pechos más grandes y, por lo tanto, las tiras terminan haciendo todo el trabajo.

5. La parte trasera del sostén te queda demasiado arriba en la espalda

Macarena Salinas / UPSOCL

Idealmente la parte trasera debiese quedar en el medio de tu espalda, jamás demasiado arriba.


6. Sueles comprar sostenes muy a menudo y en general compras el menos costoso de la tienda

Macarena Salinas / UPSOCL

Este es más bien un comportamiento que solemos tener las que no sabemos comprar sostenes. Como nunca compras un sostén que te quede cómodo y que sea tu talla, terminas comprando sujetadores muy a menudo. Y como sabes que comprarás muy a menudo, siempre optas por el más barato para no perder la inversión.

¿Te pasan algunas de estas cosas? No te preocupes, es mucho más común de lo que crees. La próxima vez que vayas a la tienda acércate a alguna de las vendedoras y pide que te asesoren y te midan para obtener tu talla perfecta de sostén. Recuerda que la talla puede variar dependiendo de la marca y la tienda, por lo que en cada tienda nueva tendrás que volver a asegurarte de que estás comprando la talla correcta.

Puede parecer tedioso, pero tus pechos y tu cuerpo te lo agradecerán.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.