Lo veo lo leo y me lo creo

7 señales que te harán descubrir si estás saliendo con un adicto al sexo. O si tú tienes una adicción

A todos nos gusta el sexo y reconocerlo es lo más saludable del mundo, así como también vivir una sexualidad respetuosa y responsable (siempre consensuado y siempre protegidos). Pero, ¿qué pasa cuando el deseo sexual se vuelve incontrolable, genera ansiedad y más que placer provoca angustia? Es ahí cuando hay que encender las alarmas por todos lados, porque podría haberse convertido en un trastorno complejo.

Más allá de que un par de “galanes” se sientan con el ego infladísimo diciendo que “son adictos al sexo” y que están siempre dispuestos, la verdad es que el trastorno real no es ninguna broma. La “hipersexualidad”, que es como se conoce en términos médicos, corresponde a un trastorno obsesivo compulsivo, tanto como lavarse las manos repetitivamente o limpiar el mismo lugar una y otra vez. Quien lo sufre, lejos de sentirse orgulloso tiene serios problemas para desarrollar su vida diaria.

Pero ¿cómo saber si estás con un adicto al sexo o si tú mismo eres uno? Atento a estas señales, que si cumples con más de una, no hará ningún daño pasar por el consejo de un especialista. 

1. Todos sus temas se relacionan con sexo

Sus conversaciones por lo general incluyen tópicos sexuales, está pendiente de lugares tipo sex-shops o clubes nocturnos con shows eróticos, está siempre pendiente de buscar material subido de tono,, sin importar el horario.


2. Toma distancia y tiene cambios de humor repentinos

La persona se vuelve más retraída y físicamente lejana, está en búsqueda de otras experiencias que le signifiquen una gratificación sexual. Se muestra eufórico antes de tener relaciones, pero al terminar, tiene sentimientos de vergüenza y desesperación.


3. Se vuelve exigente en términos sexuales

Esta “exigencia” puede volverse violenta o desconsiderada, por lo que su pareja ve su autoestima dañada o comienza a sentirse culpable por “no hacerlo feliz”.

Otro síntoma relacionado es que no demuestra interés por tener relaciones con su pareja, ya que probablemente tenga relaciones paralelas que se basan únicamente en un satisfacer sexual.


4. Abandona actividades cotidianas y las cambia por sexo

¿Dejar de estudiar, trabajar o juntarse con amigos para ver pornografía o tener encuentros sexuales? Es una alerta.


5. Organiza demasiado sus encuentros sexuales

Organizar una cita es una cosa, pero acordar una cita sólo con fines sexuales premeditados hasta el más mínimo detalle, es para preocuparse, ya que evidencia un problema de control. No quiere dejar nada al azar, quiere estar en control de satisfacer sus fantasías o necesidades.


6. Se masturba constantemente, incluso después del sexo

No tiene nada de malo que tu pareja se masturbe. El sexo y la auto-satisfacción no siempre están ligados, pero si lo hace demasiado e incluso a minutos de haber tenido relaciones, algo anda mal.


7. Está en plan de conquista TODO el tiempo

No se trata de un coqueteo inocente, sino que está todo el tiempo pendiente de conocer personas con el fin de terminar teniendo sexo con ellas. Les preocupa “tener siempre una conquista a mano” para calmar sus deseos irrefrenables.

Probablemente hasta tiene una “habitación del placer”.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.