Lo veo lo leo y me lo creo

9 trucos para siempre escoger los mejores alimentos en la tienda y el supermercado

Abastecer nuestro refrigerador puede ser costoso, especialmente si somos varios en casa. Si bien las ferias libres pueden ayudarte a conseguir más variedad a un precio menor, eso no sirve de mucho si no sabemos escoger los productos más frescos. No sólo necesitamos conseguir productos de buena calidad y a un precio razonable: necesitamos que duren lo más posible en buenas condiciones.

A continuación te dejamos varios datos que te serán de gran ayuda para lograr este (a veces difícil) cometido:

1. Frutas

iStock

Según Life Hacker, más que apretar las frutas, es importante fijarse en su cáscara. La superficie debiese ser suave y no tener demasiadas irregularidades. De lo contrario, podría significar que la fruta en cuestión fue aplastada o sufrió alguna caída en su viaje hacia la tienda. En el caso de los duraznos y albaricoques (damascos) es importante que su superficie se sienta suave. Si están muy duros significa que les falta bastante para madurar.


2. Vegetales de hojas verdes

iStock

En el caso de los vegetales de hojas verdes es sencillo determinar si están frescos o no al apreciar la textura de sus hojas y mirar si es que alguna de ellas, especialmente las exteriores, han comenzado a secarse, morir o pudrirse. En el caso de los otros vegetales es importante ver que su color sea consistente a lo largo de toda la superficie.


3. Carne

iStock

En Food52 aseguran que cuando buscamos un trozo de carne fresco básicamente estamos buscando un trozo que no haya comenzado su proceso de oxidación aún. La oxidación se provoca cuando la carne entra en contacto con el aire y el oxígeno provoca que comience a ponerse de un tono más café que rojo. Si el proceso continúa, la carne comenzará a oler mal. La forma más fácil de determinar si un trozo está en buenas condiciones es que no tenga olor y tenga un color muy rojo.


4. Carne molida de ternera

iStock

Según Doug The Cook la carne molida suele durar menos y por eso debe ser tratada con aún más cuidado. A diferencia de un trozo entero, la carne molida sí cambia de color sin que eso sea algo necesariamente malo. En este caso, es importante regirse por la fecha de vencimiento y olerla antes de cocinarla.


5. Tomates

iStock

Según Real Simple, lo mejor que podemos hacer a la hora de escoger tomates es preferir aquellos que tienen un color rojo uniforme y que tienen una textura firme. Es importante que no tengan arrugas, pues es un signo de que un tomate ya ha madurado. Compra aquellos tomates que están por madurar y no aquellos que ya han pasado de este punto.


6. Quesos duros

iStock

Según Brightside a la hora de comprar un queso duro debemos fijarnos en que su color sea homogéneo y que no tenga una capa blanca en la costra. Además, si es un queso con hoyos, es importante que estos estén distribuidos de forma homogénea.


7. Café molido

iStock

Prefiere aquellos que vienen en envases de metal o de vidrio. Su fecha de caducidad no debería ir más allá de los 18 meses. Si puedes, prefiere comprar granos enteros y molerlos en casa.


8. Pescado

iStock

Si compras pescado es de mucha ayuda que vayas al mercado y puedas verlo entero. De esa forma podrás asegurarte que sus ojos no estén ni opacos ni salidos (algo que indica su frescura). Si no tienes acceso a ver la cabeza del pez, entonces es mejor comprar pescado congelado, al menos por seguridad.


9. Pimentones

iStock

En este caso debes fijarte en su piel, la cual debe ser suave y reluciente. Por otro lado, si estas buscando un pimentón con un sabor particular, puedes ayudarte de esta sencilla regla: los que tengan tres compartimientos siempre serán más dulces y los que tengan cuatro o más siempre serán amargos y tendrán muchas más semillas.

¿Pondrás estos consejos en práctica? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Source link

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.