Lo veo lo leo y me lo creo

A un año de la tragedia aérea que enlutó al fútbol, hoy el mundo le rinde homenaje a Chapecoense

A fines de 2016, los que somos fanáticos del fútbol (y los que no también, por cierto) vivimos una de las peores tragedias del siglo. Y digo “vivimos”, porque este desastre caló tan hondo, que será difícil que lo olvidemos alguna vez. Fue un evento que movilizó a todo el mundo del balompié, en un operativo de solidaridad jamás antes visto.

El Chapecoense, un humilde club de la ciudad de Chapecó, Brasil, iba a jugar su primera final internacional en la historia. En una campaña sobresaliente, lograron llegar a la definición por la Copa Sudamericana, el segundo torneo de Sudamérica en cuanto a prestigio. ¿El rival? Atlético Nacional de Medellín, Colombia, una de las potencias futbolísticas a nivel continental. Con la ilusión de ganarle a uno de los mejores, el plantel y algunos directivos del Chapecoense se subieron al vuelo 2933 de la aerolínea LaMia para viajar en dirección al sueño del campeonato.

T13

Pero una serie de malas planificaciones y negligencias severas por parte de la aerolínea, desencadenaron una real tragedia: el avión colapsó y se estalló contra un cerro en Colombia, a pocos minutos de aterrizar en Medellín. El saldo fue drástico: de los 71 muertos totales, 19 eran jugadores, 14 eran miembros de la comisión técnica del club y 9 de ellos eran directivos. Sólo sobrevivieron seis personas: tres jugadores del plantel, una azafata, un técnico de aviación y un periodista.

EFE

Después de un montón de colaboraciones de clubes internacionales (como el Barcelona, por ejemplo) para levantar nuevamente al “Chape”, los brasileños volvieron al ruedo futbolístico. Y un año después de la tragedia, se homenajeó al club en distintas partes del continente.

Partamos por Colombia, escenario del accidente. En la plaza del pueblo de La Unión, localidad cercana al punto exacto de donde cayó el avión, se instaló una placa conmemorativa para recordar a las víctimas, aparte de celebrar dos misas en su honor. El ex jefe de operaciones de la Compañía de Bomberos de La Unión, Andrés Congote, estuvo en el lugar de los hechos hace un año, y recuerda lo que le dijo a sus colegas cuando se enteró de que en el vuelo caído iba el plantel del Chapecoense: “Vamos a trabajar con todo. Hay muchos muertos, esta gente venía por una ilusión, y aquí se quedó”.

AFP

Mientras tanto en Chapecó, ciudad que alberga al “Huracán del Oeste” (como conocen al Chapecoense), el mismo club decidió no proceder con ningún acto conmemorativo, a modo de “respeto a quien quedó, y respeto por los buenos recuerdos”. Sin embargo, abrió las puertas del Arena Condá, su estadio, para que fuese visitado por los fanáticos en un nuevo espacio de oraciones instalado en el recinto. El estadio también albergó la vigila “Algunas luces nunca se apagan”, organizada por la Diócesis de Chapecó, y las campanas sonaron en el momento exacto que sucedió el accidente.

Gabriela Machado / NSC TV

Desde acá, hacemos un sentido homenaje a quienes fueron por la gloria deportiva, ¡pero que quedaron en la gloria de todo un planeta!

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.