Lo veo lo leo y me lo creo

Abusaron de ella en el hospital estando embarazada. Tuvo un parto doloroso y su bebé murió

Cuando Yésica Manabella de 32 años y su esposo Fernando Cabral de 42 recibieron la hermosa notica de que serían padres por cuarta vez, no pudieron evitar la emoción. Pese a la edad de ella y a sus trabajosos embarazos anteriores, él médico aseguró que con los cuidados necesarios todo sería un éxito, pero jamás vieron venir su tragedia.

Le detectaron diabetes gestacional y todo se complicó.

Comenzó a atenderse en el Hospital Evita en Lanús, Argentina, y su obstetra en ese entonces le advirtió que por su enfermedad el embarazo no podría pasar las 40 semanas y si no dilataba tendrían que hacerle una cesárea. Según lo que le comentó la misma Yésica a un medio habría que tener mucho cuidado.

“Yo ya había tenido tres partos, por eso avisé que no tenía buena dilatación. La obstetra lo anotó y me dijo: ‘en el último control vemos, si dilatas algo te ayudamos con goteo, si eso no pasa hacemos la cesárea”.

Yésica Manabella

Sin embargo, cuando se acercó el día del parto todo cambió.

La pareja asistió al último control y el centro de salud se había ido a paro, por ende le dijeron que regresara unos días después, pero los dolores no la dejaron esperar el tiempo suficiente. Se vio obligada a recurrir a urgencia y una experta le explicó que aún no estaba lista y que debía regresar más tarde, aún cuando en el monitoreo una de las enfermeras comentó que los latidos no se sentían sanos, “chicas, los latidos no se escuchan para nada bien”, dijo.

“Yo les mostré que tenía fecha de cesárea para el día siguiente y les dije que yo no dilataba. Me volvieron a mandar a mi casa, pero las contracciones siguieron. Cuando la doctora me vuelve a ver, me dice de mala gana: ‘¿Qué haces otra vez acá?’. Después me dijo: ‘Acuéstate ahí’ y me revisó, también de mala manera. Otra vez me dijo lo mismo: `Tienes que esperar, anda a tu casa y descansa´”.

Yésica Manabella

Finalmente, Yésica terminó dando a luz a la semana 41 a través de un parto seco que le produjo un terrible desgarro y el pequeño murió.

Cuando Valentín nació les pedí que me lo pusieran en el pecho pero se lo llevaron. Estuve una hora preguntando qué pasaba que no me lo traían, por qué no me llevaban a la habitación. Nadie me decía nada. Luego, una doctora entró y dijo: `bueno, mamá, hicimos todo lo que pudimos´”.

Yésica Manabella
Yésica Manabella

En los siguientes días, comenzó a recibir mensajes anónimos por Facebook de alguien que aseguraba que la irresponsabilidad había sido la causante de su tragedia.

“Recibí unos mensajes que decían: `Yo trabajo en el hospital, a tu bebé te lo mataron´”.

Yésica fue víctima de abuso obstétrico.

Yésica y Fernando hicieron una denuncia por homicidio culposo y esperan que se haga justicia para su pequeño bebé, por mientras comparten su historia a través de las redes sociales para informar sobre los abusos que sufren las mujeres embarazadas sin saberlo.

Yésica Manabella

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.