Lo veo lo leo y me lo creo

Camina al altar creyendo que daría los votos. Él le pide que se voltee y mire al balcón de invitados

El día del matrimonio es uno de los más felices para las parejas, allí es donde se convierten legalmente en familia y también, para los creyentes, donde se unen ante dios. Es un momento lleno de emoción y felicidad pero también de sorpresas, como le ocurrió a una novia del Reino Unido.

Liz es una profesora de danza y teatro  de la academia Jaykays Dance Company en la ciudad de Warwickshire.

Van Rensburg Films

Como maestra se dedica al cien por ciento a sus adoradas niñas, quienes pasaron a convertirse en su segunda familia. En cuanto los pequeñas supieron que la señorita Liz se había comprometido se alegraron mucho por ella.

Cuando llegó el momento de la boda, su novio Ollie quiso darle el mejor regalo y lo logró. Una vez en el altar ella cree que van a intercambiar votos, pero en su lugar él le pide que mire hacia atrás.

Van Rensburg Films
Van Rensburg Films
Van Rensburg Films

La emoción se apoderó de ella cuando en lo alto de un balcón vio a sus alumnas.

Las niñas habían ensayado durante semanas para entonar a coro la canción  “A Thousand Years” de Christina Perri.

Van Rensburg Films
Van Rensburg Films

El hermoso gesto emocionó a la novia quien simplemente no pudo contener las lágrimas de emoción, alegría y orgullo.

Van Rensburg Films

Mira aquí el bello momento.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.