Lo veo lo leo y me lo creo

Canibalismo, promiscuidad e incesto: Barbora Skrlová, la aterradora mujer que inspiró “La huérfana”

¿Recuerdan la película de La huérfana? Dominó por un par de años la cultura popular gracias a su perturbadora trama y macabra protagonista: una aparente niña de ocho años llamada “Esther”, quien es adoptada por una pareja ignorante de que realmente ha metido a su casa a una asesina de 33 años llamada Leena Klamer y que se puede hacer pasar por niña gracias a una extraña enfermedad.

Demasiado fantasioso como para que dé miedo, ¿verdad? ¿Cómo va a pasar un adulto por un niño? ¿Cómo no van a darse cuenta? ¿Y qué tanto daño va a poder hacer alguien que con fortuna te llega al pecho y tiene -literal- la fuerza de un preescolar?

Pues hay una respuesta a esas preguntas, porque esta película está sorprendentemente basada en una caso real que ocurrió en Kuřim, un pueblo rural en la República Checa.

Barbora Skrlová nació con hipopituitarismo, lo que significó un montón de problemas médicos en su infancia y la eterna apariencia de una niña de 13 años. Lo único que se sabe por seguro de su adolescencia es que estuvo hospitalizada, pero no por problemas físicos, sino psicológicos: a temprana edad comenzó a dar señales de una crueldad desmesurada y que su familia no podía controlar.

Con los años, su camino se hace confuso hasta para las autoridades, pero en algún punto tras su estadía forzosa en un hospital psiquiátrico para adultos, decidió comenzar a hacerse pasar por niña.

Zdroj PČR

Klara Mauerová conoció a Barbora mientras estaba en la universidad y creyó su historia de una pobre niña desvalida, que vivía huyendo de las abusivas casas de acogida y el maltrato de sus padres. Klara acababa de divorciarse y vivía con su hermana Katherina, así que le ofreció mudarse con ellas.

Klara y Katherina sufrían de esquizofrenia aguda y vivían a 200 kilómetros de la ciudad más cercana. Fue una combinación concebida por Satán.

Y la cosa se pone peor.

Barbora convenció a Klara y Katherine de unirse a la secta del Movimiento Grial, una organización religiosa que se comunicaba a través de mensajes de texto y promovía a sus miembros a mantener constantes relaciones sexuales con los miembros de su familia para mantener su energía “pura”. Klara y Katherine siempre habían tenido “visiones” sobre Juana de Arco y les pareció que Barbora y esta “iglesia” eran parte del destino.

Por “designio divino” encerraron a sus hijos biológicos en jaulas bajo la casa. Dejaron de darles comida, los golpeaban e incluso marcaban con quemaduras de cigarros.

Finalmente, guiadas por el culto y las interpretaciones de Barbora, cortaron piel de uno de los niños y la consumieron en un ritual.

Zdroj PČR

El fin del calvario de los niños ocurrió por pura fortuna. Si creen en los milagros, siéntase libres de considerarlo uno. Barbora era paranoica y decidió comprar una cámara para vigilar a los niños en el sótano. No podía gasta mucho, así que compró una para bebés e instaló todo el aparataje en una esquina cerca de una ventana, lo que permitió que la señal escapara del sótano.

Los vecinos más cercanos de la familia Mauerová tuvieron un bebé y decidieron comprar exactamente la misma cámara para velar por el sueño de su hijo.

Imaginen lo que habrán sentido cuando en lugar de ver a su niño, atestiguaron el verdadero infierno que sufrían los hijos de Klara Mauerová.

Cuando la policía llegó al lugar, encontraron a dos niños desnutridos, sin ropa, con claras señales de abuso y recostados en su propio excremento. Fuera de la jaula había una tercera niña que lloraba aterrorizada.

La niña se presentó como Anika y “confesó” todo rápidamente, culpando a Klara y Katherine de los horribles crímenes.

Mientras la policía investigaba, Anika, quien obviamente era Barbora, escapó.

Dejó el país y se fue a Noruega, donde engordó, se cortó el cabello, se hizo pasar por un niño llamado Adam… y encontró otra familia.

Ondřej Požár

Afortunadamente, las autoridades habían comenzado una búsqueda internacional y no tardaron en encontrar a la mujer, quien fue condenada a prisión como autora intelectual del crimen de la familia Mauerová.

Sin embargo, después de cinco años en prisión fue liberada por buen comportamiento y desde el 2011 no se sabe más sobre ella.

¿Qué te parece?

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.