Loading...

Video Paso A Paso: Como Limpiarle Las Orejas Y Oídos A Tu Perro

La limpieza de orejas en perros es de suma importancia al igual que en humanos, ya que el oído de estos animales es responsable de su gran audición y además de su equilibrio. Según la Clínica Animal Coquina Ridge, “Deben limpiarse una vez cada dos semanas o incluso una vez al mes, dependiendo de la forma de las orejas y actividades que practica el perro.”

El sitio web Petmd creado y actualizado por veterinarios, informa que las infecciones de oído en perros son causadas por bacterias y pueden provocar otitis media y otitis interna. La primera se refiere a una inflamación del oído medio y la segunda a una inflamación del conducto auditivo.

Los síntomas de ambas patologías pueden ser imperceptibles o muy notorios dependiendo de cuán extendida y severa es la infección, y pueden manifestarse como:

  • Dolor al abrir el hocico
  • Rechazo a masticar
  • Sacudimiento de la cabeza
  • Recostarse sobre la oreja afectada
  • Pérdida de equilibrio
  • Sordera

“La limpieza de oídos ayuda a mantener un ambiente ótico normal y es importante en el tratamiento de la otitis. Un exceso de limpieza, sin embargo, podría gatillar una otitis a causa de la maceración del revestimiento de la epidermis.”

Nuttall, T. and Cole, L. K. (2004), Ear cleaning: the UK and US perspective. Veterinary Dermatology, 15: 127–136.

Una nota especializada de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Washington State explica la anatomía de la oreja y oído de los perros, y nos indica los elementos necesarios para realizar la limpieza.

La limpieza de orejas en perros puede causar desorden, así que debes cubrir tu ropa y trabajar sobre una superficie que sea fácil de limpiar.
A la mayoría de los perros no les gusta que les limpien las orejas. Algunos se sentarán felizmente en tu regazo o en una mesa mientras limpias o administras medicamentos en sus orejas, pero muchos necesitan alguna forma de contención.

La parte interna de la oreja debería ser de un color rosado saludable y podría observarse una pequeña cantidad de secreción negra.

Las infecciones del oído pueden causar:

  • Enrojecimiento
  • Secreciones
  • Olor
  • Frotarse las orejas contra el suelo u otra superficie
  • Rascarse la oreja

Los perros tienen un largo y estrecho canal auditivo que se curva casi en 90 grados a medida que viaja a las partes más profundas del oído.
El canal auditivo externo está separado del oído medio por una delgada membrana denominada tímpano o membrana tipánica. Esta membrana es muy frágil y puede dañarse por enfermedades del oído o durante la limpieza.
Los perros de orejas caídas sufren con más frecuencia de infecciones al oído. Algunas razas tienen mucho pelo alrededor y dentro del canal auditivo, lo que facilita el desarrollo de las infecciones, y los perros que pasan mucho tiempo en el agua también son más propensos a contraerlas.

Elementos necesarios para la limpieza de orejas en perros

  • Solución para lavar el oído: Debes consultar con tu veterinario cual es la más adecuada para tu mascota.
  • Bolitas de algodón o trozos de gasa quirúrgica.
  • Pinzas para remover el pelo: Si el conducto auditivo tiene muchos pelos, puedes quitarlos de un par a la vez.
  • Cotonitos: Solo se deben utilizar por fuera del conducto auditivo, ya que pueden causar daños en la membrana timpánica o desplazar desechos hacia el interior, impidiendo la correcta penetración de los medicamentos.

El sitio web Peteducation de los doctores Foster y Smith nos enseña los pasos para una correcta y efectiva limpieza.

La cera del oído y la suciedad se acumulan en la angulación del canal auditivo. Se puede acceder a este sitio simplemente insertando suavemente los dedos dentro de la oreja del perro.

Los pasos a seguir para realizar la limpieza son:

1. Aplicar una solución especial para lavar el oído dentro del canal auditivo. Estos productos deben ser ligeramente ácidos pero no deben causar picazón.

2. Masajear la base de la oreja durante 20-30 segundos para suavizar y liberar la cera y la suciedad.

3. Limpiar la cera que no esté adherida y los excesos de fluido con una bolita de algodón o trozos de gasa quirúrgica.

4. Repetir el paso 3 hasta que no quede suciedad en el conducto auditivo ni en la oreja.

5. Dejar que el perro sacuda su cabeza para eliminar cualquier exceso de fluido.

6. Limpiar suavemente la oreja y debajo de ella con una toalla de papel absorbente.

Dependiendo de la cantidad de suciedad que tenga el oído de tu perro, podría ser necesario que realices la limpieza dos veces, ya que con el transcurso del día podría desprenderse la suciedad que no pudiste quitar en una primera instancia.
En este video ilustrativo podrás ver la forma correcta de realizar la limpieza de orejas en perros.

Loading...

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.