Lo veo lo leo y me lo creo

Compró una taza de té y la vendedora le cobró 1 dólar. Dijo que era caro, y comenzó una persecución

Gemma Wilson, de 35 años, se encontraba haciendo trekking alrededor del circuito de Annapurna junto a su hijastro, un adolescente. Los dos decidieron detenerse unos minutos para refrescarse. Entraron a una casa de té en el camino, donde una taza costaba 150 rupias (alrededor de $1 dólar). Wilson le reclamó a la señora que atendía que era un poco caro, pues ella acostumbraba pagar menos por una taza de té.

“Siempre pregunto cuánto cuesta algo antes de comprar y por alguna razón esta vez no lo hice. Siempre pagaba sólo 50 rupias por una taza de té negro”, le dijo a Mirror. “Cuando me paré a pagar me dijo que eran 150. Le pregunté cuánto y me lo repitió, así que saqué mi dinero y le pagué, pero le dije que era bastante caro”.

Cuando ella y su hijastro salieron, tomaron una foto del local desde afuera. La dueña los vio y corrió hacia ellos, y habría llamado a Wilson “perra”, mientras intentaba golpearla con un palo de madera.

La mujer les decía “ustedes los ingleses son ricos, ¿por qué reclamar?”.

Sin embargo hay otro lado de la historia.

La mujer ocupo su cuenta de Facebook para contar su versión de lo que ocurrió, y es muy distinta a la que Wilson relató a los medios.

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = ‘https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js#xfbml=1&version=v3.0’; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

A few weeks back one-sided story of Pasang Gurung [mountain women] from Annapurna region on a video footage of GoPro…

Posted by Beauty of Nepal on Wednesday, October 11, 2017

“Era la mañana del 15 de agosto, como cualquier otro día en la casa de té […] Una mujer blanca de alrededor de 35 años entró a mi negocio con su hijo. Les ofrecí una taza de té. Me dijo, ‘prefiero tomar de mi propia taza’. Esta era tres veces más grande que la nuestra de tamaño normal. Todo estaba bien hasta que preguntó por el precio. Dijo, 150 rupias es demasiado para una taza de té e insistió en un descuento pero intenté explicarle mi situación. No me escuchaba. Me lanzó el dinero y utilizó palabrotas. Además, tomó fotos de mi negocio diciendo que las subiría a Internet y me reportaría a la policía.

Le dije que no lo hiciera porque eso no ayudaría a mi negocio de ninguna forma y le pedí que la eliminara. Pero, a cambio, tomó su navaja y me apuntó. Era mala, me incitaba y amenazaba y no supe qué hacer”.

Nepal es uno de los países más pobres del mundo, con sus ciudadanos sobreviviendo apenas con 75 rupias al día.

En el video, a continuación, la mujer inglesa le pide que por favor deje de seguirla:

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.