Lo veo lo leo y me lo creo

Crítica: “No estoy loca” logra risas genuinas y bien ganadas. De lo mejor del director Nicolás López

Las películas del director Nicolás López son vendidas como tal. El afiche de su última película “No estoy loca” dice claramente que esta es “la nueva comedia” de él. Esto dice mucho de cómo nos enfrentamos a ver sus historias: con prejuicio. Con su último trabajo uno siente que trata de barrer con eso.

El mayor valor de “No estoy loca” es que se diferencia con sus predecesoras. Podrá tener a la misma actriz protagonista de “Sin filtro”, Paz Bascuñán (criticada de hacer siempre el mismo rol), pero aborda la historia con fórmulas diferentes.

En esta película los diálogos están mucho más trabajados y son más extensos. No solo chistes aislados y rápidos que buscan ser efectivos. Hay varios de estos tipos, pero bien puestos, de esas bromas que salen casuales con los amigos aunque sean repetidos.

Sobras International Pictures

El tema de la película es mucho más sensible. De ahí a que todo también ya no sea solo una comedia burda, sino que el drama de los problemas mentales merece un trato un poco más delicado que meros chistes sobre sexo.

“No estoy loca” trata sobre Carolina, una mujer de 38 años, que tiene una vida de casada estable hasta que su marido empieza a mostrar señales de desinterés. La pareja se ve afectada por la incapacidad de tener hijos y todo termina por derrumbarse cuando la periodista se entera, por su propio marido, que le es infiel con su mejor amiga. Sin saber cómo lidiar con el problema, se sume en alcohol, depresión y termina internada en una clínica psiquiátrica. 

Sobras International Pictures

La película parte algo lenta. Algo raro para este tipo de películas, que suelen partir muy bien con la presentación de personajes y situaciones iniciales, y se desinflan en el desarrollo y terminan con un final escuálido. Acá es precisamente al revés. Hay que esperar hasta el primer diálogo extenso entre Carolina, su marido y su amiga mística (que cree que los astros y el horóscopo son la respuesta a todo) para que se note el tono de la película.

Todo lo central de la historia ocurre dentro del centro psiquiátrico. Ahí conocemos al resto de los personajes “locos” y que la mayoría son bastante graciosos, empezando por la enfermera. Hay uno de estos personajes más débiles que otros, pero funcionan bastante bien. Uno al principio los odia y al final los quiere y se ríe cada vez que salen en pantalla. 

Sobras International Pictures

La película también tiene un tinte dramático muy marcado. Al tratarse de problemas psicológicos aborda situaciones al límite y que impactan. El duelo entre comedia y tragedia están muy diferenciados, tal vez el contraste es exagerado, pero logran convivir y cada uno tiene su tiempo de calidad. 

El protagonismo que toma Bascuñán es exacerbado, pero neutralizado con otras dos “locas”, las actrices Antonia Zegers y Josefina Cisternas, que son un alivio con su rol en la película y que hacen un estupendo trío.

Sobras International Pictures

Si tenemos que hacernos cargos de los juicios que provoca Nicolás López en la crítica, podemos decir que esta es una de sus películas más diferentes, con mayor profundidad y química entre  sus personajes, y con diálogos, bromas y drama mejor puestas que en las otras. Aquí hay risas bien ganadas, aunque haya abusos de algunos recursos.

Por último, al tratar temas de rupturas amorosas y psicología no hay que obviar que hay lugares comunes que hacen que lo bueno se empañe, pero de alguna manera se siente que el director ya está al tanto de eso y trató de mantener todo al límite. La historia está inspirada en algo similar que le ocurrió a su propia madre.

¿Podrá superar a “Sin filtro” o la cantidad de fanáticos que acumuló “Promedio Rojo”?

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.