Lo veo lo leo y me lo creo

Dio a su bebé en adopción y guardó el secreto. Tras 52 años, madre e hija se abrazan al conocerse

En la década de los 60, Valerie Leatherwood, de 20 años, quedó embarazada inesperadamente mientras trabajaba en un asilo de ancianos en Minnesota administrado por monjas. Las religiosas se enteraron y desaprobaron por completo la situación, por lo que la joven fue enviada a trabajar como niñera en otra ciudad, para mantener el embarazo en secreto.

Pasaron los meses y Valerie dio a luz a una niña. Cinco semanas después, la pusieron en un hogar para darla en adopción. Ni siquiera su familia lo sabía.

Fox40

Durante los siguientes 52 años, Valerie mantuvo en secreto el embarazo, el parto y la existencia de su hija. Pensó que se llevaría esta dolorosa situación con ella hasta la tumba.

A pesar de lo difícil que fue para Valerie, decidió seguir con su vida y más tarde formó una familia. Sin embargo, jamás imaginó que años más tarde su hermano y sobrina mandarían muestras de ADN al sistema Ancestry, provocando el reencuentro con su hija.

Cuando obtuvieron resultados, la sobrina de Valerie preguntó intrigada qué miembro de la familia había dado un bebé en adopción hace 52 años. Sorprendida, la hermana de Valerie, Diana Mindt, respondió que no tenía la menor idea. Entonces Valerie tuvo que decir la verdad: “Yo di una niña hace 52 años”, dijo según contó Diana a Fox40.

La familia hizo todos los esfuerzos por contactarse con Mia Keske Anderson, la hija de Valerie. Y lo lograron. “Tengo todos estos sentimientos extraños en este momento. Estaba asustada, nerviosa, emocionada “, confesó Anderson.

Fox40

“Terminé una llamada telefónica hace un par de meses con una hija a la que pensé iría a la tumba sin contarle a nadie”, dijo Leatherwood.

Mia creció en el Medio Oeste, siempre preguntándose acerca del paradero de su madre biológica. “Quería encontrarla. Y funcionó. Averigüé todo lo que pude sobre mis padres ”, comentó.

Fox40

Pero el encuentro fue positivo y provechoso. Ambas confesaron que tienen mucho en común y de hecho Mia bromeó diciendo: “ya entendí de donde saqué mis mejillas”.

Para Valerie Leatherwood, de actualmente 73 años, este ha sido el tiempo más largo de espera de toda su vida. Esperó 52 años para conocer a alguien especial.

Mira el primer encuentro:

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.