Lo veo lo leo y me lo creo

Él cada día lanza besos por la ventana del bus en dirección a la tumba de su esposa fallecida

Cuando trabajamos, vamos a la universidad o al colegio, en medio de nuestra rutina diaria poco a poco comenzamos a reconocer a las personas con las que nos topamos. En el bus, en la calle, en la tienda donde compramos, o donde sea. Los rostros se vuelven conocidos y, en ocasiones, hasta nos saludamos.

Exactamente eso le sucedía a John Walas, un hombre que luego de ver a un anciano cada día en el autobús, decidió compartir su historia.

Twitter @JohNWalaSS

Todos los días, en la misma línea, John miraba un abuelito. Le llamaba la atención su rutina: al pasar por el cementerio, cada día enviaba un beso hacia el lugar. 

Y lo hacía sin excepciones. Tanto, que John siguió observándolo en cada viaje y sólo quería descubrir la razón.

Twitter @JohNWalaSS

Un día, no resistió más. Tuvo que acercarse al hombre y preguntarle por qué no dejaba de enviar besos cada vez que pasaba delante del panteón.

“El beso es para mi esposa, porque la extraño mucho”, dijo el hombre.

Twitter @JohNWalaSS

John se emocionó inmediatamente. La esposa del abuelito falleció hace algún tiempo y él, para recordarla siempre, no se olvida de seguir enviándole besos cada vez que está cerca.

Por eso, en otro de sus recorridos en el autobús John grabó al anciano y subió su historia a su cuenta de Twitter. Su costumbre llena de amor debía ser conocida por todos. Al poco tiempo, ya no sólo él estaba emocionado, sino miles de usuarios y usuarias que vieron el registro.

Aquí puedes ver al tierno abuelito enviando cariños a su fallecida esposa:

 

 

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.