Lo veo lo leo y me lo creo

El destino no quiso que el hombre árbol se curara. Tras 16 operaciones las verrugas siguen creciendo

No me puedo imaginar la desesperación y tristeza que debe sentir una persona con una terrible enfermedad que no puede ser curada. Más aún cuando estuviste tan cerca, pero la vida simplemente no lo quiso así. El caso de este hombre resulta muy descorazonador, en especial porque por un momento pensó que realmente estaba curado.

AFP

Este es Abul Bajandar, apodado el “hombre árbol”. Él comenzó a notar que le crecían extrañas verrugas en su adolescencia, más o menos a la edad de 15 años. Pronto lo que parecían ser unas inocentes verrugas se extendieron rápidamente y crecieron a un ritmo acelerado. Hace cinco años fue diagnosticado con “epidermodisplasia verruciforme”, una rarísima enfermedad genética a la piel.

AFP

Esta enfermedad es muy difícil de tratar y hasta hoy no tiene cura. Tan solo cuatro casos han sido diagnosticados en todo el mundo. El año pasado Abul perdió cinco kilos cuando le extirparon las gigantescas verrugas en el Hospital Dhaka Medical College. Los médicos tenían la fe y esperanza en que él sería el primer caso en donde la recuperación sería exitosa.

AFP

En enero del año pasado, cuando el hombre tenía la esperanza de recuperarse, decía: “Poco a poco vuelvo a recordar las sensaciones que tenía antes de que a los 15 años mis manos empezaran a llenarse de verrugas. ¡He sufrido tanto! Había gente que me evitaba y tuve siempre muchos dolores. Echaba de menos todo. Desde comer por mi cuenta a jugar con mi hija, abrazarla. Esas cosas que todo padre quiere hacer con sus hijos“.

AFP

Pero lamentablemente las verrugas volvieron a aparecer y los doctores están bastante desconcertados: ni ellos ni Abul saben qué hacer.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.