Lo veo lo leo y me lo creo

El miedo a los muñecos poseídos se llama pediofobia, y según Freud todos deberíamos tenerlo

Obviamente, cuando las muñecas y los muñecos de las películas cobran vida, son muñecos horribles que han sido diseñados para producirnos miedo. Pero aunque se trate de muñecos normales, hay algo que nos perturba un poco de estos juguetes, a pesar de que han sido utilizados por los niños desde tiempos inmemoriales.

WB

Cuando este miedo se lleva al extremo, se le llama pediofobia, y más personas sufren de esta condición de lo que uno pensaría.

De acuerdo a Sigmund Freud, este miedo proviene de una sensación espeluznante que nos produce ver objetos que se encuentran a medio camino entre lo vivo y lo muerto. Este miedo se incrementa entre más realista parezca el juguete.

"

Antes de ser utilizadas como juguetes, las muñecas tenían una razón de ser mística o mágica en culturas anteriores.

Es por esto que los muñecos que cobran vida nos perturban a tal nivel: porque sabemos que quizás si haya algo maligno dentro de ellos. 

"

 

Este miedo se asocia a la sensación permanente de que un muñeco podría cobrar vida en cualquier momento, o incluso peor…

Que ya está vivo pero pretenda no estarlo.

"

¿Que opinan ustedes? ¿Les produce terror esta idea? Por mi lado, voy a llegar a casa a botar todos mis muñecos a la basura… Sólo por si acaso. 

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.