Lo veo lo leo y me lo creo

El oscuro pasado que enfrentó Luis Miguel en su infancia aún lo atormenta. Su padre fue el culpable

La vida de Luis Miguel está marcada por diversas situaciones complejas que la terminaron convirtiendo en una apuesta interesante para su adaptación por parte de Netflix. Y si bien, eso de “la realidad supera la ficción” se repite demasiado, en este caso, no deja de ser cierto.

Hay hechos puntuales, como la desaparición de su madre, que marcan hitos en la historia del ídolo mexicano. Pero es la relación con su padre, Luisito Rey, la narrativa que atraviesa su vida de forma dolorosa.

“Luis Miguel, la historia”, es uno de los trabajos biográficos que repasa la vida del cantante. En formato de ensayo periodístico, Javier León Herrera, explicó en su momento encuentros con fuentes “muy inaccesibles” y eventos extraños, que ocurrieron mientras investigaba sobre su vida.

“¿Viniste a matarme?”, le dijo Mario Gallego, el tío de Luis Miguel a León Herrera cuando quedaron en un hotel en Cádiz.

Esa anécdota es parte del tono misterioso y complejo que supone ahondar en la vida del astro de México.

El tono lúgubre en su historia, es sin duda, herencia de su padre, Luisito Rey, también cantante y posteriormente manager de su hijo. El talento precoz de Luis Miguel y la astucia de Luisito como productor, lograron un éxito a nivel mundial. Pero eso sólo sirvió para incrementar los abusos de los cuales era parte.

En “Luis Miguel, la serie”, a Luis Rey, padre del cantante mexicano, se le muestra como orgulloso timador, ególatra y controlador.

Luis Gallego Sánchez trató de forjar una carrera como cantante mucho antes del nacimiento de su hijo, llegando a México en los años 70, después de probar suerte en otros países. Fue por eso que en cuanto descubrió el talento de Luis Miguel, vio en él la oportunidad de conseguir el éxito que él no tuvo.

Durante años circularon historias sobre la difícil relación entre Luis Miguel y su padre, pero ahora ha sido el propio cantante quien lo confesó a través de su serie en Netflix.

Según la serie, Luisito Rey decidía todos los movimientos en la vida personal y profesional de Luis Miguel. Lo hacía cantar en bares cuando sólo era un niño y en cuanto logró la fama, se dedicaba a editar sus videos, le decía con quién andar e incluso con quién sentarse en las entregas de premios.

Uno de los puntos que no se tocó en la serie, pero que circuló hace semanas fue que Luisito Rey le daba cocaína al artista mexicano cuando solo tenía 14 años de edad. Esto lo hacía para que “aguantara” y controlara el estrés durante las presentaciones.

También cuentan que la estrategia de su padre para que Luis Miguel llegara a pisar los escenarios y eventos más importantes, no tenía límites, ni siquiera en cuanto a las relaciones turbias que tendría que forjar.

Con tan solo once años, Luis Miguel cantó en la boda de Paulina López-Portillo Romano, la hija menor del entonces primer mandatario de México, José López Portillo. De ahí consiguió un contrato para grabar su primer disco, con ayuda de Arturo “El Negro” Durazo, un polémico ex jefe de la policía de la Ciudad de México en aquel momento.

Javier León Herrera, relata en su ensayo sobre la vida de Luis Miguel,  que su historia familiar es “más oscura que el petróleo”, y hasta ahora, su serie en Netflix, lo está dejando claro.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.