Lo veo lo leo y me lo creo

El tipo de sangre determina qué alimentos comer y cuáles evitar. Descubre aquí tu dieta ideal

Comer saludable definitivamente no es tan sencillo hoy en día, especialmente cuando la comida ha pasado de ser un elemento de sobrevivencia a ser un elemento de placer o relajo. Es fácil, de esta forma, dejar de ver nuestros alimentos como ‘combustible’ para nuestro cuerpo y comenzar a verlos como el consuelo o complemento perfecto para nuestros momentos de cansancio, enojo, felicidad o esperanza.

Si a eso le añadimos que, a diferencia de nuestros antepasados, ahora tenemos un acceso infinito a alimentos muy refinados y procesados que nos encantan con sus sabores especiales…

Tenemos la receta perfecta para ganar peso y no poder perderlo después. Hay que asumirlo, tenemos poco tiempo, vidas ocupadas, mucho que hacer y poca energía, por lo que la nutrición se convierte en nuestra gran arma para perder peso cuando no podemos hacer tanto ejercicio como nos gustaría.

El médico y naturópata Peter J. D’Adamo creó una dieta que va mucho más allá de los nutrientes y las calorías y que propone que lo mejor que podemos hacer es analizar nuestro grupo sanguíneo y determinar, de esa forma, qué alimentos podemos consumir y cuáles no. Según su teoría, comprender la forma en la que nuestro cuerpo reacciona ante ciertos alimentos y enfermedades es la respuesta a por qué algunas personas pesan más o menos o tienen mayor o menor dificultad para perder peso.

¿Intrigad@? Estos son los grupos sanguíneos y sus recomendaciones:

Subtítulos-1

El cazador es el tipo más antiguo de todos y tiene que ver con nuestros antepasados cazadores, que se desplazaban continuamente de un lugar a otro para conseguir alimento. Su dieta se basa en el consumo de carne y la evitación de carbohidratos refinados.

Consume:

  • Carnes rojas para un metabolismo eficiente
  • Mariscos para una tiroide sana
  • Espinaca y brócoli
  • Aceite de oliva
  • Infusiones y jugos naturales para mantenerte hidratado

Evita:

  • Trigo y sus derivados
  • Carbohidratos simples
  • Coliflor y col

Elimina:

  • Lácteos y huevos
  • Dulces y azúcares

Subtítulos-2

Este grupo apareció cuando cambiaron las condiciones ambientales y la gente comenzó a formar pequeños asentamientos, lo que les permitió cultivar y cosechar sus propios alimentos. Su dieta se basa en el consumo de muchas frutas y hortalizas.

Consume:

  • Verduras para fortalecer la digestion
  • Cereales integrales
  • Soya
  • Salmón, bacalo y sardina
  • Aceites vegetales
  • Maní y semillas de girasol en caso de que te falte proteína
  • Frutas, ojalá 3 porciones por día

Evita:

  • Carnes rojas y blancas, son difíciles de digerir para ti
  • Lácteos
  • Garbanzos

Elimina:

  • Alimentos procesados
  • Azúcares refinados
  • Chocolates

Subtítulos-3

Es un grupo que se caracteriza por su capacidad de supervivencia. Se dedicaban al pastoreo y su alimentación consistía en lácteos y derivados, por lo que su sistema digestivo es muy tolerante.

Consume:

  • Lácteos
  • Verduras
  • Pescado
  • Té verde

Evita:

  • Lentejas y semillas de sésamo
  • Derivados del trigo
  • Pollo
  • Aceite de maíz o girasol

Subtítulos-4

Es el más reciente y tiene el poder evolutivo combinado de los grupos A y B. Puede adaptarse fácilmente a cualquier alimento.

Consume:

  • Algas marinas y pescados
  • Lácteos
  • Huevos
  • Verduras frescas
  • Tofu
  • Piña

Evita:

  • Carnes rojas, son un poco ácidas para el organismo
  • Derivados del trigo
  • Aceite de girasol y maíz

Claramente, lo ideal es exponerle estas ideas a tu doctor y/o nutricionista y decidir junto a ellos si puedes verte beneficiado con alguna de estas dietas. Si quieres conocer una descripción más a fondo del físico y las características de personalidad de cada uno de estos grupos, no dudes en leerlo en el sitio web del doctor D’Adamo haciendo click aquí.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.