Lo veo lo leo y me lo creo

Ella tomó un cuchillo y cortó la garganta de su novio en pleno restaurante. Tenía claro lo que hacía

Cualquiera que se haya atragantado alguna vez con algún trozo de comida, sabe lo terrible y desesperante que puede llegar a ser esa situación. Por eso, es importante masticar bien para tragar los alimentos molidos y no poner en riesgo nuestra vida, como le sucedió a este hombre:

Isak Bester, de 50 años estaba disfrutando junto a su novia, Sarah Glass, una exquisita barbacoa en Nueva Zelanda, cuando comenzó el dramático episodio que seguramente nunca olvidarán.

Resulta que el hombre no masticó lo suficiente un pedazo de carne y se le quedó atascado en la garganta, impidiéndole respirar correctamente.

Facebook @Sarah Glass

El agradable panorama rápidamente se convirtió en una pesadilla en la que Sarah se volvió la heroína de Isak.

Como es partera, aplicó todos los conocimientos de primeros auxilios que conocía y comenzó a hacerle reanimación cardiopulmonar para que Bester pudiera respirar. “Estaba completamente morado, pero al darle aire, parecía que podría ayudarle a mantenerse vivo”, dijo Glass al Daily Mail Australia.

Sin embargo, pasados 8 minutos, la técnica ya no daba resultados y su novio se estaba muriendo. 

StJohn.org.nz

Decidida a salvarle la vida, le pidió a los trabajadores del restorán que le prestaran alguno de sus cuchillos más afilados. Iba a hacerle una traqueotomía de emergencia ahí mismo, y todos los asistentes obedecían las órdenes de la mujer de 45 años, que al parecer sabía bien lo que estaba haciendo.

Y cómo no saberlo, si había estudiado el procedimiento 20 años atrás.

Rápidamente y sin mayor temor, Sarah cortó la garganta de Isak justo bajo la manzana de Adán y abrió un agujero en su tráquea. Se ayudó con una jeringa de un kit de parto -que llevaba en su bolso- para mantener las vías respiratorias abiertas, y de esta manera, su novio pudo respirar más fácil.

StJohn.org.nz

Además usó un tanque de oxígeno que también llevaba consigo en caso de presentarse una emergencia, y le devolvió el color al hombre que estuvo a punto de perder la vida.

¡Sin duda fueron los 8 minutos más angustiantes de sus vidas!

Tras la “operación” de emergencia, 20 minutos después llegaron los paramédicos al lugar y Bester fue trasladado en avión directo a un hospital donde estuvo siete días internado. Hoy, ya está camino a una recuperación completa.

Facebook @Sarah Glass

De no haber sido por los conocimientos médicos y la acción instantánea de su novia, de seguro Isak hubiese muerto.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.