Lo veo lo leo y me lo creo

Entrenadora advierte sobre los riesgos de hacer demasiado ejercicio. Ahora come cuando le da la gana

Erin, más conocida como QueenCitySweat (“Sudor de una reina de la ciudad”) en Instagram, es una entrenadora personal, parte de la comunidad de salud internacional SWEAT y una popular bloggera que comparte con sus seguidores consejos para llevar una vida más sana a través publicaciones que van desde mensajes positivos hasta… recomendaciones para lidiar con infección urinaria.

Recientemente, Erin decidió compartir algo muy personal con sus seguidores, con la franqueza que la caracteriza y es que, hasta muy recientemente, la joven estaba enfrentando un grave problema a plena vista del mundo. De hecho había muchos que potenciaban algo que, de agravarse, podría haberle costado la vida.

Erin sufría de hipergimnasia.

¿Hay algo en esta imagen que te llame la atención?

Fíjate bien.

La hipergimnasia es un trastorno nervioso similar a la anorexia, pero se enfoca más en los efectos sobre el desempeño atlético que en la imagen corporal.

Comparten, sin embargo, las actitudes obsesivas, la perdida de peso y de autoestima, y la rotunda negación de que existe un problema. Es doblemente difícil enfrentar la hipergimnasia porque todos vemos al ejercicio como un acto inherentemente saludable.

A different kind of transformation Tuesday comin at ya. Left is February 2016, right is last week, June 2017. On the left I was ADDICTED to working out and was running myself into the ground. I was not eating close to what I should've been eating and ended up with a severe case of anemia causing a lack of energy to the point where I could barely get out of bed. Yet, I still forced myself to go to the gym although I felt like a zombie. The reason for this? Instagram. It becomes so easy to start comparing yourself to others on here, which led me to developing a mindset of – "how skinny can I get?" rather than "how healthy can I be?" A number on a scale does not and should not dictate happiness so I'm not going to get into that in this post. What I think I think is most important is how much HAPPIER I am in the photo on the right. I finally understand the term balance – my old idea of balance was cutting cals during the week, binging on the weekends, and then forcing myself to run miles on miles to make up for it. What is balance for me now? Listening to the cues my body gives me, eating intuitively (no more macros or calorie counting), nourishing my body with whole foods, taking rest days when my body needs them, and most importantly: prioritizing time with people I love. My only advice for you is don't fall into the Instagram trap. Not everything on here is picture perfect. Stop comparing yourself to others and start loving the body you have been given. After all, it is capable of great things!

A post shared by Erin (@queencitysweat) on Jun 20, 2017 at 1:32pm PDT

“Esta vez vamos a hablar de una diferente forma de Martes de transformación. A la izquierda era febrero del 2016 y la derecha es la semana pasada, junio del 2017.

A la izquierda, era ADICTA a hacer ejercicio y me estaba haciendo pedazos. No comía lo que debía comer y acabé con un caso de anemia tan severo que no tenía energía al punto de que apenas podía salir de la cama. Y aún así me forcé a ir al gimnasio aunque me sentía como un zombi.

¿La razón de esto? Instagram”.

“Se vuelve tan fácil compararte a otros aquí, lo que me llevó a desarrollar una mentalidad de— “¿Qué tan delgada me puedo ver?” más que “¿Qué tan saludable puedo ser?”.

Los números en una balanza no pueden dictaminar la felicidad así que no me voy a meter en eso en esta publicación. Lo que creo que es más importante es lo FELIZ que estoy en la foto a la derecha. Finalmente entiendo el termino ‘equilibrio’— mi vieja idea de ser equilibrada era evitar las calorías durante la semana y comérmelo todo los fines de semana, y luego forzarme a correr kilómetros y kilómetros para pagar por ellas.

¿Qué es el equilibrio ahora? Prestarle atención a las señales de mi cuerpo, comer por instinto (no más macros o contar calorías), nutrir mi cuerpo con comida sana, tomar días de descanso cuando mi cuerpo lo necesite y aún más importante, hacer tiempo para la gente que amo.

Mi único consejo para ustedes es que no caigan en la trampa de Instagram. Nadie aquí es perfecto como una foto. Dejen de compararse con otros y empiecen a amar el cuerpo que les tocó. ¡Después de todo, es capaz de grandes cosas!”

Erin es una real inspiración para la gente que quiere mantener el cuerpo tan sano como el alma.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.