Lo veo lo leo y me lo creo

Entró a quirófano por “económica promoción” de liposucción y salió sin una pierna. Hoy pide justicia

A veces pareciera que nuestro cuerpo es lo único que importa en esta sociedad tan superficial. A veces tengo tías que no me preguntan por mis logros académicos, sino por cuánto he bajado o subido de peso. ¿De verdad eso es lo que realmente importa en la vida? Y aunque a veces aseguramos que no nos importa, nos afecta, y duele. Una mujer de 31 años decidió hacerse una liposucción y terminó sin una pierna. Hoy pide justicia.

Mariela Ayala, que vive en Argentina, cumplió 31 años el 6 de junio de este año, y se quiso hacer un autoregalo: Una liposucción.

Mariela Ayala

La ansiedad por hacerlo rápidamente hizo que se apurase por encontrar un cirujano, además de que no cobrara demasiado caro.

“Busqué por internet cirujanos y di con un doctor que me ofreció una promoción por mi cumpleaños: además de sacarme la grasa de la panza me ponía el excedente en la cola” cuenta.

Mariela Ayala

La fecha de la operación fue el 12 de junio. Se hizo los análisis prequirúrgicos, donde los resultaron salieron bien y le dieron la fecha de operación. Para el gran día, fue acompañada con su mamá al instituto de estética en el barrio porteño de Colegiales, donde opera el médico. La operaron, descansó unas horas en la habitación y se fue caminando. Nada terrible hasta ese momento.

Pero pronto, la mujer comenzó a sentirse mal, muy mal. “El dolor se volvió insoportable. No podía caminar y volaba de fiebre. Le mandé un mensaje al médico, le dije que no aguantaba más. Pero no me respondió, así que llamé a una ambulancia”.

Mariela Ayala

La trasladaron de urgencia, pero jamás pensó que tendría que quedarse ahí hasta agosto. “Ahí me dijeron que la infección estaba muy generalizada. Lo primero que hicieron fue tratar de sacarme lo más que pudieran la infección”.

Mariela tenía un shock séptico producido por un virus que estaba poniendo en serios riesgos su vida, lo que la tuvo en coma farmacológico por 10 días.

Al despertar, se dio cuenta que le faltaba la mitad de su pierna derecha.

“Me desperté y me faltaba un pedazo. Estaba muy shockeada viendo que en la cama sobraba un espacio. Tuvieron que venir las enfermeras a calmarme”.

Mariela Ayala

Los doctores le dijeron que había sufrido el choque y que estuvo tan mal que llegó incluso a estar al borde de la muerte. Pensaron que tendrían que amputarle ambas piernas, un brazo y una mano, peor por suerte para ella un antibiótico hizo efecto y tuvieron que cortar solo la pierna derecha.

Ahora sin una pierna, Mariela inició un proceso judicial en contra del médico que la operó.

Según su abogado, el médico actuó con dolo por la ligereza con que le realizó la cirugía: ella consultó un día y a la semana la estaba operando.

Mariela también quiere hacer conciencia hoy a otras chicas para que no comentan el error que cometió ella y se hagan con el primer médico a hacerse algo tan peligroso como una liposucción.

Mariela Ayala

“Estamos en una sociedad donde lamentablemente todo es superficial y lo estético es lo que cuenta. Quiero decirle a las chicas que se valoren más, que lo que vale es la persona, no el físico” finaliza.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.