Lo veo lo leo y me lo creo

Esta prostituta es más popular que sus compañeras de burdel. A nadie le importa que sea de plástico

Si nos habíamos sorprendido hace muy poco con las robot sexuales que pueden parecerse a tu esposa muerta, el boom de estos sistemas diseñados para el placer parece estar sólo comenzando. En especial en el caso de Fanny, una muñeca sexual que “trabaja” en un burdel de Viena, en Austria.

Conoce a Fanny:

CEN/Kontakthof.at

De hecho, la demanda por esta muñeca -que tiene un valor de $90 dólares la hora, aprox.- es tan alta, que el burdel Kontakthof está planeando comprar una segunda muñeca para poder satisfacer el creciente mercado relativo a dicho fetiche sexual.

Todo luego de que Fanny se volviera más popular que todo el resto de las prostitutas reales e incluso siendo reservada por varios días seguidos.

CEN/Kontakthof.at

Fanny, que mide poco más de metro y medio de alto, es rubia y tiene grandes pechos, se hizo especialmente famosa luego de que un blogger erótico decidiera probarla en July.

“La atmósfera no es sórdida, todo está limpio. Sólo conoces a la persona en la recepción. Te lleva a un cuarto con tu muñeca. Todo es totalmente íntimo.

Fanny tiene un toque asiático. En fotografías y a primera vista parece una mujer real, pero su cuerpo está relleno con un tipo de silicona. Firme y suave al mismo tiempo”.

Andreas, blogger erótico.

CEN/Kontakthof.at

La tendencia ha comenzado a replicarse en otros burdeles, pues se han percatado que están perdiendo gran parte del negocio al no seguir lo que el público está buscando para satisfacer este fetiche.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.