Lo veo lo leo y me lo creo

Estaba desnutrida y a punto de morir. Tenía 5 balas en su cuerpo, pero aún no pensaba rendirse

El mes pasado, las autoridades que trabajaban para el Parque Nacional Gunung Leuser, alertaron a los rescatadores de vida silvestre sobre un orangután muy débil que vagaba por una tierra de cultivo y que ni siquiera tenía las fuerzas suficientes para escapar de los humanos, como generalmente hacen.

Era Rose, una orangután que no solo estaba delgada, sino que también estaba herida.

Facebook @OrangutanInformationCenter

Apenas el director del Centro de Información de Orangután, Panut Hadisiswoyo, se enteró de la existencia de este animal, organizó a un equipo de rescate para salvarla lo más rápido posible, sobre todo porque al estar en ese tipo de territorio, los agricultores podían dispararle al ser los gorilas considerados plaga y una verdadera amenaza para sus cultivos.

Cuando la vieron, Rose estaba en un árbol y lucía extremadamente desnutrida. Además tenía sus dedos dañados y llenos de heridas, y por su deteriorado estado, necesitaría un tratamiento intensivo, así que según The Dodo, el veterinario pidió que la pusieran en cuarentena.

Facebook @OrangutanInformationCenter
Facebook @OrangutanInformationCenter

La bajaron del árbol con un dardo sedante y apenas cayó, los rescatistas la atraparon con una red, así que su caída fue de lo más segura.

Sin embargo, al verla de cerca, el equipo de especialistas notó que no solo estaba gravemente herida en la mano, sino que también tenía dos agujeros de bala en el torso. En ese momento, sabían que Rose necesitaba ayuda inmediata.

Facebook @OrangutanInformationCenter
Facebook @OrangutanInformationCenter

Luego de tomarle algunas radiografías en el centro administrado por el Programa de Conservación del Orangután de Sumatra, descubrieron que no eran dos las balas que tenía dentro de su cuerpo, sino que eran cinco. Y por fortuna, ninguna alcanzó algún órgano que pudiera comprometer su vida.

Con el panorama de salud completo, los veterinarios comenzaron un tratamiento que creen la recuperará rápidamente. Eso incluye tratar su dentadura también, pues le ayudará a aumentar de peso. Y deberá esperar harto tiempo para regresar a la vida salvaje aunque esté sana, ya que podría continuar buscando cultivos y su vida volvería a estar en peligro.

Facebook @OrangutanInformationCenter

Tristemente, la situación de Rose no es única. Cada vez son más las plantaciones de aceite de palma que se instalan en pleno hábitat de los gorilas y los obligan a perder sus hogares y su comida.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.