Lo veo lo leo y me lo creo

Este padre terminó la carrera empujando una carriola vacía. Su motivación es desgarradora

El corredor de triatlones australiano, Troy Austin, decidió aprovechar una maratón de caridad para empujar un coche de bebé vacío hasta la meta. Muchos de sus compañeros de ruta lo observaron con confusión o risa, preguntándose dónde estaba el niño. Algunos hasta se acercaron a bromear: “¡Hey! ¡Se te perdió tu hijo!”

No sabían que su comentario era de una ironía brutal.

Troy perdió a su hijo, T.G., antes de poder conocerlo.

Facebook / Troy Austin

Él y su esposa lo esperaban con ansias, pero la gestación se interrumpió sin aviso, sin una razón previsible, a las 20 semanas.

“Nos pusimos en línea, un grupo de hombres con coches varios, corriendo por diferentes causas. Ahí me dijeron la frase la primera vez y sólo pude decir, ‘ese es el punto’. Era una mujer y perdió la sonrisa. Se acercó, me abrazó y me pidió perdón. Pude sonreírle en ese momento porque esa es la reacción que esperaba, pero también fue la última vez que alguien reaccionó así en el día.

Estaba apoyando a Brett y Robert, y era la primera maratón que Brett corría. Estoy muy agradecido de haberlo tenido a mi lado porque cada vez que alguien decía ‘se te perdió tu hijo’ necesitaba un amigo a mi lado para que mis labios no temblaran mientras pensaba, sí, perdí a mi hijo y no lo voy a recuperar.

La carrera continuaba sin aparente fin, estábamos dando la segunda vuelta cuando una voz retumbó por los altoparlantes: ‘¡Aquí viene el amigo que perdió a su hijo! Y todos rieron”.

-Troy Austin-

Facebook / Troy Austin

En Estados Unidos 1 de cada 160 embarazos no llegan a termino, pero superan las 20 semanas. Esos son pocos más de cuatro meses. La barriga ya se nota. Muchas veces los padres ya han podido enterarse del género de sus bebés. Han escogido sus nombres. Han preparado sus hogares.

Quizá lo peor es lo difícil que resulta después hacer el duelo de un dolor tan inmenso, pero que la mayoría de la gente no puede comprender.

Facebook / Troy Austin

“T.G. habría tenido un años y medio y habría estado sentado en ese coche. Sin embargo, no existirá ese legado, sin razón, porque no teníamos idea de que podía pasar hasta que pasó.

100+ personas reconocieron que perdí un hijo el fin de semana pasado, incluso si no se dieron cuenta”.

-Troy Austin-

Facebook / Troy Austin

Troy junto a sus amigos continúan aportando a Run with Rob, una organización sin fines de lucro que aporta fondos y concientización acerca de diferentes causas.

Es más importante que nunca tener presente lo poco que sabemos de lo que otras personas están viviendo, y tener la mente y el corazón abiertos. El mundo tiene muchas cosas malas, es verdad, pero por lo mismo es tan importante que nosotros también aportemos con empatía y bondad.

Mis pensamientos y todo mi amor a esos padres que cargan a sus hijos en el corazón.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.