Esto es lo que Queda al Fondo del Mar Después del Lanzamiento Fallido de un Satélite

Cuando el lanzamiento de un satélite falla, es una situación desastrosa para todos los involucrados. Todos esos años de trabajo duro literalmente desaparecen en un abrir y cerrar de ojos mientras el satélite explota en el cielo. Aunque eso está mal a su manera, es mucho peor cuando dicho satélite está siendo motorizado por una batería de plutonio.

Los satélites Nimbus empezaron sus vidas en 1964. Estuvieron diseñados para ser una vanguardia de la familia de las máquinas que pudiesen retransmitir una cantidad de información sin precedentes a la NASA sobre la atmósfera de la tierra.

Satélite

Aún más innovador fue que la mayoría de los satélites eran accionados por baterías nucleares…lo cual estuvo bien hasta que uno de ellos se estrelló poco después de ser lanzado.

Satélite2

En 1968, el cohete Nimbus B-1 falló poco después de su despegue. Un sistema de guía defectuoso forzó al cohete y al satélite junto con sus suministros de energías nucleares a estrellarse en el Océano Pacífico.

Satélite3

Afortunadamente, se necesita más que una perturbación física para causar una reacción en cadena nuclear. Los equipos fueron capaces de recuperar las baterías nucleares del satélite (mostradas abajo) en sus estuches protectores al fondo del océano.

Satélite4

La NASA incluso fue capaz de reutilizar estas baterías en un futuro lanzamiento de satélite.

Satélite5

Eso es demasiado genial. Qué bueno que la NASA pensó a futuro con esas baterías. Si no lo hubiesen hecho, esto pudo haber sido una pesadilla.

Loading...

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.