Lo veo lo leo y me lo creo

Fin a una incógnita universal: ¿Qué utilidad tenían los brazos cortos de los T-Rex?

Tras milenios de civilización y descubrimientos, aún hay algunas incógnitas que tienen ocupada la mente del ser humano: ¿Cuál es sentido de la vida? ¿el huevo o la gallina? ¿Qué hay en el triángulo de las Bermudas? ¿Por qué “todo junto” se escribe separado, y “separado” se escribe todo junto?

En fin, la sociedad ya no tendrá que cargar con una de esas interrogantes, ya que el paleontólogo Steven Stanley, de la Universidad de Hawái en Manoa, descubrió para qué servían los pequeños brazos del tiranosaurio rex. Según consignó Science News, los ancestros del T-Rex tenían los brazos más largos y los usaban para agarrar, pero se fueron atrofiando junto con el crecimiento de la cabeza y mandíbula del dinosaurio, que empezó a ser utilizada para esa función.

Wikia

Las extremidades quedaron de un metro de largo aproximadamente, en desproporción con el resto del cuerpo, dando la impresión de inutilidad. Pero no. Los brazos tenían huesos lo suficientemente robustos como para acuchillar y aguantar dicho impacto, y cada uno terminaba en dos afiladas garras de diez centímetros de largo -mejor que tres a la hora de ejercer presión. Eran afiladas y biseladas como las de un oso, y planas para agarrar como las de un águila.

Pero no muchos están de acuerdo con la teoría de Stanley, ya que si bien es una idea interesante, las garras de un T-Rex adulto no pasarían más allá de su pecho, reduciendo la zona de impacto. Ante ello, Stanley asegura que el crecimiento de las extremidades es más lento que el resto del cuerpo, por lo que los especímenes más jovenes tendrían brazos en proporción más largos y por ende más útiles. Eran ellos, los T-Rex adolescentes, quienes hacían uso de las polémicas extremidades para atacar a sus presas.

Ante la duda, nosotros proponemos otras funciones para ello.

Cortejar a la hembra.

Mantener el equilibrio durante la Glaciación.

Y no, aún no eres un ave, así que olvídate de andar por los aires.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.