Lo veo lo leo y me lo creo

Fue a una sesión de electrofitness para tener un mejor cuerpo. Tres días después, no podía moverse.

Victoria Gómez, de San Juan, Argentina, despertó un día sin poder moverse. Sus piernas no respondían y sus dedos del pie ni temblaban a pesar del esfuerzo de la joven. Hace tres días había realizado una sesión de electrofitness en el gimnasio BeeFit -la cual se ganó mediante un sorteo-, y a pesar de los dolores al día siguiente, no pensó que fuera de gravedad.

Pero antes, ¿qué es el electrofitness?

Es una técnica de ejercicio que consiste en la aplicación de electrodos en todo el cuerpo, durante veinte minutos, con el fin de ejercitar el total de la musculatura. La intensidad de la práctica es creciente y equivale a tres horas de entrenamiento intenso.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

La primera gran advertencia llegó a los dos días. El dolor aumentaba y la orina salía de un extraño color marrón oscuro, evidenciando un daño en el riñón. Cuando llegó la inmovilidad, la única solución que vio la familia fue internarla, y allí pudieron constatar lo mal que estaba Victoria: sufría de rabdomiolisis, un mal que desintegra la fibra muscular producto de una sobre exigencia, y que de paso le hace muy mal a los riñones.

La joven de 23 años debió ser internada y tratada con morfina para calmar el intenso dolor, y por el daño generado, se pensó que tendría dializarse por el resto de su vida. Pero por suerte Victoria, que de todas maneras fue ingresada en Terapia Intensiva, no sufrió mayores daños y según consignó el medio SanJuan8, ya fue dada de alta.

Pero, ¿por qué pasó esto?

Según reveló Gómez, el entrenador no la dejó parar durante el ejercicio, a pesar de que ella ya sentía mucho dolor y pedía una pausa. Todos los excesos son malos. 

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.