Lo veo lo leo y me lo creo

Fue captado vendiendo “carne especial”. Tras analizar el alimento fue sentenciado a cadena perpetua

“Las palabras ‘lo siento’ nunca saldrán, porque sería una mentira”. Estas fueron las palabras de Josheph Roy Metheny de 62 años al momento de ser enjuiciado por el tribunal de Maryland en Estados Unidos, en el cual fue condenado a dos cadenas perpetuas y absuelto de la de pena de muerte. El macabro caso fue objeto de amplia cobertura periodística, luego de que los inimaginables detalles del crimen salieron a la luz pública, causando pavor en la comunidad estadounidense.

Han pasado más de dos décadas desde que los jueces llegaron a un acuerdo para sentenciar a Metheny, sin embargo aún no existen cifras concretas sobre cuántas habrían sido las víctimas que murieron en manos del convicto. Hasta el momento sólo existe claridad en el asesinato de dos mujeres: Kathy Spicer de 23 y Ann Magaziner de 39, cuyas muertes fueron confesadas por el hombre de 62 años en el año 1998.

Murderpedia
Murderpedia

La sentencia condenatoria de 1990 no fue resuelta tras los dos asesinatos que confesó, sino que ésta surgió a raíz de la masacre masiva de la que fue declarado culpable. El hombre admitió haber cortado y cocinado con salsa barbecue la mayoría de los restos de sus víctimas, en su mayoría mujeres, tras abusar sexualmente de ellas para posteriormente estrangularlas y enterrarlas en el terreno de su propiedad. 

Él la llamaba sádicamente “carne especial”, la cual según sus propias palabras tenía un sabor similar al del cerdo, pero de contextura más rígida. Ésta era comercializada en un pequeño puesto ubicado en la carretera, del cual no se tiene información de cuántas habrían sido las personas que compraron e ingirieron la carne. 

“Los gustos del cuerpo humano eran muy similares al cerdo. Si lo mezclas, nadie puede saber la diferencia”.

Murderpedia

En múltiples ocasiones Metheny estableció que no sentía arrepentimiento por los múltiples y seguidos crímenes que había cometido y que su motivación para perpetrarlos era simplemente hambre de poder. Presuntamente esta escabrosa conducta habría surgido luego de que su esposa se mudara de la casa junto a su hijo de seis años de edad y se le perdiera el rastro por completo.

Además del asesinato de las dos mujeres, el convicto fue declarado culpable de matar a dos hombres sin hogar que vivían bajo un puente relativamente contiguo a la ubicación del remolque en donde vivía. 

Murderpedia

Hoy, el hombre de 62 años sentenciado a dos cadenas perpetuas, fue hallado muerto al interior de su celda alrededor de las 3 pm en la Institución Correccional en Cumberland, Maryland. La policía local en conjunto con las autoridades del recinto penitenciario llevan a cabo una investigación que buscar esclarecer la verdadera causa de muerte.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.