Lo veo lo leo y me lo creo

Heroico padre salva a 30 personas durante masacre en Las Vegas antes de ser disparado en el cuello

Jonathan Smith estaba en Las Vegas, celebrando el cumpleaños número 43 de su hermano, cuando el terrible tiroteo dio lugar. Al menos 59 personas, incluyendo un policía, veteranos de guerra y un estudiante universitario, fueron asesinadas el domingo. Otras 500 quedaron heridas. Pero gracias a la acción de Smith, muchos pudieron salvarse… aun cuando eso significara que una bala le llegó a su cuello y que vivirá con ella el resto de su vida. Lee esta historia y recupera un poco de tu fe en la humanidad, que bastante perdida está ya.

Jonathan Smith estaba en la Ruta 91, Festival de la Cosecha, para celebrar el cumpleaños de su hermano número 43.

DM

El reparador de copiadores del Condado de Orange, California, pensó en un principio que estaba escuchando fuegos artificiales mientras Jason Aldean terminaba su canción, pero cuando el cantante country salió corriendo del escenario, la música se detuvo y las luces se apagaron, supo que algo andaba mal.

El asesino, Stephen Paddock, de 64 años, estaba escondido en una habitación del Mandalay Bay Hotel con 23 armas de fuego, incluyendo ametralladoras automáticas de largo alcance.

Twitter

Paddock descargó cientos de balas en una multitud. El tiroteo provocó el pánico en las personas, que se fueron cada una por su lado y sin ninguna idea de dónde venía el peligro, el cual continuó durante 15 minutos.

DM

En medio de la estampida de las personas que corrían para salvar su vida, Smith se terminó separando de los 9 miembros de su familia que lo acompañaban, pero aún así, hizo todo lo posible para acorralar a grupos de aterrorizadas personas y llevarlas a escondites seguros.

“¡Tirador activo, tirador activo, vamos! ¡Tenemos que correr!” gritó repetidamente, pero cuando fue a urgir a un grupo de jóvenes para levantarse del suelo, lo golpeó una bala en el cuello.

DM

Un policía de San Diego fuera de servicio ayudó a detener su sangrado hasta que la ayuda llegó. Aunque Smith sobrevivió afortunadamente, al igual que su familia, tendrá que vivir con una bala en el lado de su cuello para el resto de su vida, pues los médicos temieron que le hiciera una lesión adicional si intentaban quitarla.

Yo querría que alguien hiciera lo mismo por mí. Nadie merece perder una vida viniendo a un festival de country“, dijo Smith a Washington Post.

Go fund me

Nadie merece perder la vida de esa manera. Un enorme acto heroico el de este padre de 3, que salvó a más de 30 personas gracias a calmarlos y moverlos a un lugar seguro. En vez de ver su bala como algo horrible, lo veo como una cicatriz de una guerra contra un cobarde hombre, que mató a más de 59 personas.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.