Lo veo lo leo y me lo creo

La emotiva carta con la que Dani Alves se despidió de la Copa del Mundo en Rusia

Sólo quedaban 10 minutos de partido entre PSG y Les Herbiers, por la final de la Coupe, y el marcador de 2-0 ya era una sentencia para los parisinos, de plantel infinitamente superior al elenco de tercera división. Sin embargo, Dani Alves nunca dejó de presionar y, en un mal giro, se torció la rodilla derecha. El susto, a menos de 40 días de la Copa del Mundo, era entendible. Días más tarde se confirmaría lo peor: el lateral se quedaría sin Mundial por una distensión en el ligamento cruzado de la pierna derecha. 

“Cuando sentí el dolor en mi rodilla, mi alma salió de mi cuerpo. Desde el momento en que pisé el suelo, supe que no iba a estar en el avión a Rusia para la Copa del Mundo”, relata el jugador del “Scratch”, en una emotiva carta que publicó “The Player’s Tribune”, escrita instantes después de la lesión.

AFP

“En el vestuario, los médicos del PSG me dijeron que debíamos esperar al día siguiente para tener los resultados, pero yo ya sabía en mi corazón que todo había acabado”, explicó. “Todos vinieron a celebrar la Copa de Francia y no quise mostrar ninguna emoción negativa hacia mis colegas de equipo. Si tú conoces a Dani Alves sabrá que soy un tipo feliz. Entonces yo sonreía y disfrutaba el momento. Pero todos pudieron ver en mis ojos que algo no iba bien”, relata Alves, quien por un momento despejó los malos augurios, con una sonrisa durante la ceremonia.

“Sólo lloré una vez y fue cuando estaba solo. Dejadme que os diga una cosa. No quiero que nadie llore por mí. No quiero que nadie sienta pena por mí. He vivido mis sueños. Dani Alves no va al Mundial de Rusia, pero soy un tío feliz”, exclamó con orgullo.

AFP

“Estaré mirando a Brasil de la misma manera que solía mirar cuando era un niño pequeño en la granja. ¡Solo que mi televisor va a ser muchísimo más grande esta vez!”, reflexiona el jugador del PSG, quien de seguro estará junto a la delegación brasileña en Rusia.

“Me di cuenta de la diferencia cuando tenía 10 años, viendo a Cafu y Romário en esa pequeña televisión. Cuando atacaban, nosotros atacábamos con ellos, cuando defendían, nosotros defendíamos con ellos. Estábamos cruzando los dedos, tensos, sudábamos, como si realmente estuviéramos jugando”, relata el ex Barcelona, en recuerdo de los torneos que levantó Brasil en 1994 y 2002.

“La Copa del Mundo era una cosa de otro mundo. Yo conseguí vivir ese sueño a partir de mis 18 años de edad”, contó, cuando debutó frente el Al Kuwait, en 2006. “Yo usé esa camisa amarilla de verdad. Yo di la sangre por mi país. Ahora, en esta Copa del Mundo, voy a atacar con toda la nación brasileña”, exclamó el lateral, quien ha marcado 11 goles en 106 partidos y era el titular indiscutido de Tite, siendo parte del 11 inicial en 16 de 17 partidos clasificatorios.

AS

“Tenemos una buena mezcla de jugadores jóvenes, como Gabriel Jesús y Philippe Coutinho, con jugadores más experimentados que recuerdan el dolor de la última Copa del Mundo y quieren hacer las cosas bien esta vez”, explicó también Alves, entregando su voto de confianza a los seleccionados que irán por el hexacampeonato.

“No me considero un veterano. Como ustedes pueden ver, mi espíritu tiene 13 años de edad. ¿Quién sabe? Cuando la Copa del Mundo de 2022 esté próxima, todavía voy a estar luchando por un espacio en el equipo. Mi cuerpo estará con 39 años, pero mi espíritu habrá cumplido 17″, se manifestó, manteniendo la esperanza de jugar su tercera Copa del Mundo, tras sus fracasos el 2010 y aún peor el 2014.

Diarioelrio.ce

“Si ganamos la Copa del Mundo, no voy a salir gritando. Por primera vez, prometo, me quedaré callado. No habrá palabras de Dani Alves. No voy a decir nada. Yo sólo estar llorando“, cerró el futbolista, sin duda uno de los grandes ausentes de la cita mundialista.

Y uno que, con ese ímpetu, no extrañaría ver en la Copa del Mundo 2022.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.