Lo veo lo leo y me lo creo

Las 5 formas en las que nos mostramos desnudos en una relación, desde el inicio a la total confianza

Todas las relaciones amorosas se rigen por la confianza. Y, nos guste o no, ésta va aumentando cada vez más. Muy de a poco, y mientras más tiempo pasamos con nuestras parejas, vamos aprendiendo a sentirnos cómodos con ellos en cualquier contexto, sobre todo si es hogareño. Como es de esperarse, la desnudez es también uno de los grandes temas en una relación. Al igual que con todas las otras cosas a las que nos vamos adaptando, también nos sucede con el cuerpo que cada vez vamos perdiendo más y más el pudor a mostrarnos desnudos o con poca ropa frente al otro. Esta lista contiene cada una de esas etapas, y de seguro te sentirás identificado con ellas.

1. La etapa demasiado autoconsciente

Mara Parra/UPSOCL

Apenas estamos comenzando algo con la persona que nos gusta, y la primera vez que nos ven desnudos, los peores escenarios posibles pasan por nuestras cabezas. No es raro pensarlo, vivimos en una época en la que los cuerpos perfectos salen en cada publicidad del mundo, y cualquier desperfecto (por pequeño que sea) en nuestro físico, nos hará sentir inseguros, así que preferimos mantener la luz apagada, o la ropa puesta.

2. La etapa donde intentas impresionar

Mara Parra/UPSOCL

Nuestros cuerpos no son perfectos, pero de seguro si esa persona nos eligió es porque algún atractivo ha de tener. Ya no estamos (tan) nerviosos de que nos vean desnudos, pero por supuesto que sigue siendo algo un poquitín delicado, y queremos hacer lo posible por causar la mejor impresión de todas.

3. La etapa emocionante

Mara Parra/UPSOCL

Ya han pasado suficiente tiempo juntos, conocieron sus cuerpos, y sabes que el otro tiene una total aceptación sobre ti. Ahora, empieza la comodidad y los descubrimientos en el cuerpo ajeno. ¿Recuerdas la primera vez que contaste los lunares de alguien?

4. La etapa de la comodidad

Mara Parra/UPSOCL

Después de un tiempo, el cuerpo del otro ya no representa nada nuevo. Ahora la desnudez es pan de cada día. Se perdió un poco toda esa emoción, pero llegó algo mucho mejor para una pareja: la comodidad. Es realmente impagable sentirte con otro como te sientes contigo mismo al estar solo.

5. La etapa de demasiada comodidad

Mara Parra/UPSOCL

Bueno, a veces nos cuesta definir los límites. Llega un punto en el que ya no estamos interesados en guardarnos nada, y nos sentimos realmente como si nuestra pareja fuera una extensión de nosotros. Desgraciadamente, a veces olvidamos que no lo son.

Estemos en la etapa que estemos, agradezcamos siempre a nuestras parejas por amarnos a pesar de esas cosas que nos ponen inseguros, y nosotros hagamos lo mismo por ellas. 

 

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.