Lo veo lo leo y me lo creo

Madre es acusada de explotar a sus cuatro hijas en redes sociales para ganar dinero: ¿Repudiable?

Con cerca de 1 millón de seguidores, Clemmie Hooper, madre y partera, decidió cerrar su cuenta de Instagram luego de ser acusada por múltiples usuarios de utilizar a sus hijos para ganar dinero y publicar contenido “éticamente dudoso”. Bajo el nombre de “madre de hijas”, la influencer relataba la vida de su familia a través de dinámicas y graciosas fotografías, a través de las cuales lograba aumentar su número de seguidores. 

La alta afluencia de usuarios en páginas de Instagram, suelen desencadenar un importante ingreso de dinero, ya que múltiples marcas de vestuario, productos y servicios buscan publicitar su imagen por medio de usuarios que poseen miles e incluso millones de seguidores. En el último tiempo, esto se ha transformado en uno de los mecanismos más efectivos a la hora de llegar a un público numeroso, ya que el costo asociado es menor al empleado en un comercial o publicidad.

Esto bien lo sabe Hooper y su esposo, quien también cuenta con una cuenta en Instagram, quienes han aumentado sus ingresos mediante la publicación de fotografías atractivas y premeditadas, las cuales suelen ser del gusto de muchas personas. 

Clemmie Hooper
Clemmie Hooper
Clemmie Hooper

A raíz del desenfrenado éxito que consiguió Hooper en Londres y alrededor del mundo, un número desconocido de madres la acusaron de explotación infantil por revelar imágenes de sus hijas con el propósito de publicitar ciertos productos y presuntamente ganar popularidad en la red. Pese a que se desconoce de cuánto es la suma que mensualmente llega a la pareja a raíz de la fama de sus fotografías, expertos coinciden en que éstas deben ser “significativas”.

Algunas de las acusaciones aludían a que las niñas están imposibilitadas para entregar su previo consentimiento por el uso y difusión de las fotografías que son utilizadas por sus padres. Debido al alcance que tuvieron las denuncias a la cuenta de Hooper, la madre de 33 años decidió suspender su cuenta y así, detener el hostigamiento del que estaba siendo objeto en línea.

Aparentemente, una fotografía de una de las pequeñas usando un orinal masculino habría desencadenado la polémica entre los usuarios de Instagram. Ésta fue eliminada a los pocos días, por lo que no hay acceso a los comentarios que emergieron a raíz de la imagen que Clemmie tildó de “excesiva”.

“No siento que venda a mis hijas para hacer dinero”

Pese a que la cuenta “Mother of daughters” fue desactivada, en la cuenta “Father of daughters” se puede identificar que algunas publicaciones cuentan con el patrocinio de marcas. Las más relevantes corresponden al viaje que realizó la familia a Disney, el cual presuntamente costeado por la página “Visit Florida”, cuyo propósito es atraer nuevos turistas.

El patrocinio explícito que contenían algunas publicaciones de la madre de cuatro, generó que muchos se atrevieran a pensar que las menores estaban siendo sometidas a estrictos procesos que daban como resultado fotografías profesionales, dinámicas y atractivas, las cuales acumulaban miles y miles de “likes”.

Ante esto y en conversación con “Mumsnet”, Clemmie Hooper desmintió las acusaciones y aseguró no involucrar a sus hijos en procesos creativos que signifiquen la ganancia de dinero. De la misma forma, esgrimió que usualmente pide a sus patrocinadores no exigir que sus hijas sean involucradas en la fotografía para salvaguardar su privacidad.

“No siento que venda a mis hijas para hacer dinero. De hecho, casi nunca incluyo a las mayores y he cambiado mi enfoque cuando trabajo con marcas, por ejemplo no incluyo fotografías en los que mis hijas salgan solas para una publicidad y siempre pregunto: ‘¿Es necesario que ellas estén en la publicación?’.

“Casi nunca las incluyo en fotografías publicitarias. Ellas ven las imágenes por cierto y me dan su consentimiento ante cualquier publicación”.

¿Repudiable?

La utilización de este tipo de fotografías se ha convertido en una verdadera tendencia en este tipo de plataformas, lo cual ha originado opiniones dividas al respecto. Uno de los casos más controversiales del último tiempo recae en Mila, una adorable pequeña que paulatinamente se ha transformado en una pequeña celebridad.

Muchos acusan a su madre, Katie Stauffer, de forzar a la pequeña a aprender extensos y múltiples guiones para encantar al público, propósito que ha logrado con creces. A través de la utilización de diferentes temáticas, la pequeña Mila ha logrado cautivar a grandes y chicos, a raíz de lo cual su canal de Youtube cuenta con más de 50 millones de reproducciones.

Además de su canal en Youtube, los registros de la niña son difundidos mediante Facebook, plataforma con la cual ha logrado mayor alcance. 

Instagram

Ante el aumento de denuncias hacia madres y padres que abusan de la utilización de sus hijos en fotografías y publicaciones de redes sociales para aumentar su nivel de popularidad o presuntamente ganar dinero, cabe preguntarse: ¿Pueden ser consideradas prácticas repudiables y/o condenables?

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.