Lo veo lo leo y me lo creo

Niñas casándose con adultos: la terrible realidad del matrimonio infantil en los Estados Unidos

Todos hemos oído hablar alguna vez de una historia lejana que involucra niños casándose: casi siempre es una ficción romántica que los pone en el altar con sus amores de la escuela. Bueno, para quienes no lo sabían, el matrimonio infantil sí existe. Y no, no es entre niños.

Tampoco es algo que pasa solo en ceremonias religiosas de culturas lejanas. En Estados Unidos es una práctica normal, y hasta bien vista por algunas personas. 

CBN.com

La edad

A pesar de que, generalmente, se asume que es necesario tener 18 años para poder casarse en Estados Unidos (después de todo, se está firmando un contrato legal), desafortunadamente, hay estados en los que la realidad dista bastante de eso. 

Durante el 2000 y el 2010, la organización Unchained At Last (Desencadenada Al Fin en español), reveló una cifra alarmante: 248,000 niños se habrían casado en el país durante esos años. Un 85% de esa cifra total, correspondía a niñas.

metro.co.uk

Las niñas

dentro de ese universo de niñas que aún no cumplían los 18 años y ya estaban casadas, un 78% de ellas contrajeron matrimonio con hombres adultos. Según Unchained At Last, muchas de esas uniones hubiesen constituido una violación si no se hubiese legalizado nada en el papel.

A pesar que las leyes varían según el estado, en 27 de ellos (más de la mitad) no hay una edad base para poder casarse. Y, de todas maneras, los estados más “severos” con la relación edad-matrimonio, establecen que la edad base son los 17 años, pero puede llegar a establecerse un acuerdo para bajarse a 14 años para los chicos, y 13 para las chicas.

thedailybeast.com

Las Leyes

Esas leyes de estado pueden requerir consentimiento de los padres, o simplemente, la firma de algún funcionario público que permita la unión. 

El único estado que exige tener 18 años (y en su defecto solo se puede ser un joven emancipado de 16 o 17 años), es Virginia. 

Según Unchained At Last, durante el período 2000-2010, no era extraña la práctica de que chicos de 12 años migraran a los estados de Carolina de Sur, Louisiana, y Alaska para poder casarse.

ewn.co.za

Casos particulares

A pesar de que cada historia es diferente, la gente suele estar de acuerdo con el hecho de que, conocer algunos casos podría sensibilizar con respecto al tema: Anna Jones (su nombre fue cambiado) tenía 16 años cuando conoció a Tim en una clínica psiquiátrica. Ella era una paciente, él, un funcionario de la clínica. Él tenía 29 años cuando se conocieron, y comenzó a coquetear con ella. En un principio, fue “de un modo pequeño y discreto”. Finalmente, el coqueteo escaló hasta que, el día que ella recibió el alta, él le envió una nota que decía:

“No creo que pueda vivir sin verte de nuevo.”

Él comenzó a llamar a su casa, y muy pronto, a quedarse a pasar algunas noches allá. Ambos tenían el permiso de la madre de Anna, y decidieron casarse. La única condición que se les impuso a ambos, era que Anna debía terminar su segundo año de secundaria, y no vivir con Tim hasta el verano siguiente. Pero las cosas no resultaron bien: la mañana después de la boda, ambos escaparon.

Egypcian Streets

Y eso realmente atrapó a Anna. La escuela no la dejó inscribirse, por pensar que estaba embarazada (un tema completamente diferido del matrimonio por la ley), y ella no pudo conseguir los papeles para acreditar su educación porque ya no estaba hablándole a su madre. 

Antes de su cumpleaños número 18, Anna ya estaba embarazada, y Ted se volvió violento físicamente. Ella, eventualmente, escapó de esa peligrosa relación, pero le costó la custodia de su hijo, con la que su ex marido se quedó.

La historia de Anna no es poco común

Unchained At Last reveló que, las chicas que se casan antes de los 19 años, tienen un 50% más de probabilidades de dejar la secundaria antes que sus compañeros, y casi siempre tienen limitaciones en su acceso a la educación o al trabajo, por ser madres mucho antes; por otro lado, según los números con los que trabaja la fundación, las chicas que contraen matrimonio antes de los 18, sufren 3 veces más abusos físicos que quienes se casan después de los 21.

Ahora, lo realmente preocupante, es que hay ocasiones en las que los matrimonios ni siquiera son consensuados. En mayo de este año, el New York Times publicó la historia de Sherry Johnson, quien fue obligada a casarse con el hombre de 20 años que la violó y dejó embarazada. Ella solo tenía 11 años. El matrimonio no duró: el sujeto estaba obligando a Johnson a tener 9 hijos. Hoy, ella está liderando una campaña en Florida para acabar con los matrimonios infantiles, que, en ese estado, no tienen una edad mínima para llevarse a cabo.

Lyndsy Duet, otra niña que también fue una novia, contó al New York Times que, a los 17, fue obligada a casarse con el hombre que comenzó a violarla a los 14 años. Su matrimonio, al igual que el de Anna Jones, fue violento, pero ella logró escapar.

The Independent

Los pro matrimonio infantil

A pesar de que suena sensato asumir que cualquier persona que estuviese a favor de los derechos infantiles, estaría también a favor de acabar con el matrimonio infantil, no es el caso en Estados Unidos. La Girl Scout Cassandra Levesque, intentó poner en el congreso una iniciativa que aumentase en New Hampshire la edad legal para casarse a los 18. Pero la Cámara, controlada por los republicanos, acabó de inmediato con la propuesta.

David Bates, el representante del estado, se manifestó con respecto al tema diciendo:

“Le estamos pidiendo a la legislación que acabe con una ley que lleva más de cien años en los libros. Ha estado funcionando sin dificultad, sobre la base de una menor haciendo un proyecto para las Scouts.”

En Nueva Jersey, recientemente intentaron llevar a cabo una ley que acabase con el matrimonio de personas menores de 18 años, pero el gobernador Chris Christie acabó inmediatamente con ella. Según él, la ley podría traer “conflictos religiosos”.

The Hindu

La clase política se está rehusando a ver el matrimonio infantil como algo que destruye vidas, y muchas veces fuerza a los niños a situaciones altamente abusivas. El diario The Independent, reveló que, durante el 2001, tres niñas de 10 años se casaron en Texas con hombres de 24, 25, y 31 años. Usualmente, eso sería tomado como pedofilia. Pero, en al menos 27 estados, los funcionarios pasan estas leyes como si fuesen un trámite normal.

Es hora de que el llamado “país de las oportunidades” defienda a sus niños.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.