Lo veo lo leo y me lo creo

No sabía leer y tomó mal sus medicamentos. Una estudiante de medicina le dio una especial receta

Aunque estemos en un siglo bastante avanzado, hay varias personas que son analfabetas, es decir que no saben ni leer ni escribir. Y en algunos países, las cifras son bastante altas… como es el caso de Brasil, que de acuerdo a datos publicados el año pasado, hay 11,8 millones de ciudadanos analfabetos.

Por eso, no es de extrañar que a una consulta médica llegara un hombre confundido con la toma de sus remedios.

Si bien le habían dado una receta donde le indicaban a qué hora le correspondía cada medicamento, él no siempre estaba acompañado de alguien que pudiera ayudarlo, así que no tenía demasiado claro qué tomar ni en qué momento del día y ahora buscaba una forma más simple de entender.

Pixabay

Para quienes lo atendieron, era todo un desafío buscar la manera de hacer que pudiera identificar por sí mismo las cajas de sus medicamentos, pero luego de pensar un momento, Manuela Lemos, una estudiante de medicina que realizaba su pasantía en la Unidad Básica de Salud Condor, en la ciudad de Belém tuvo una genial idea.

Pixabay

De acuerdo a su hermana Gabriela, que publicó el noble gesto de la chica en sus redes sociales, Manuela pegó cintas adhesivas de colores en las cajas de los medicamentos que el hombre debía tomar y en la receta puso las mismas cintas junto al horario en el que le correspondía la toma, así podría identificarlos fácilmente y no volver a confundirse, pues padece hipertensión y diabetes, y es necesario que se medique bien, y para hacerlo debe comprender las indicaciones.

Manuela junto a su supervisora Rayssa Miranda, se preocuparon de que la cinta con estrellas quedara en el medicamento de la madrugada, la amarilla en el de la mañana, y azul en el de la tarde-noche para así facilitar aún más la comprensión.

Twitter @lemosgabis

En tanto para los remedios que debe tomar junto con las comidas eligieron stickers coloridos. Y para la pastilla de la noche -que debe ingerir después de consumir un alimento liviano- pusieron una cinta con frutas… una iniciativa que realmente sorprendió al paciente.

Aunque no solo ese hombre quedó encantado, sino que muchos médicos comenzaron a preguntar dónde podían comprar las cintas para imitar la idea de la chica, que fotografió la receta para usarla de ejemplo en otras ocasiones en que lo necesitara, y su hermana decidió compartir la genial iniciativa con el mundo entero.

Y fue tan bien aceptada, que rápidamente obtuvo más de 228 mil “Me gusta” y fue comentada por más de 84 mil usuarios, quienes dejaron sobre todo, sus felicitaciones.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.