Lo veo lo leo y me lo creo

Nunca tu piel tuvo mejor cuidado: cómo hacer bolsas de avena para la ducha

Si queremos tener una piel de envidia entonces debemos otorgarle los cuidados necesarios.

Por ejemplo, de vez en cuando debemos de exfoliar nuestra piel, además de protegernos de los rayos del sol y por que no, apoyarnos con algunas cremas para que se mantenga completamente hidratada.

Aunque también puedes probar este truco casero a base de avena, son unas bolsitas que debes preparar que te ayudarán a que tu piel esté muy bien cuidada, es muy fácil de preparar y lo mejor de todo es que los beneficios son muy buenos. ¡Lee con atención!

Bolsas de baño con avena para rejuvenecer y regenerar la piel

Bolsas de baño con avena para rejuvenecer y regenerar la piel

Estas bolsas de baño con avena se utilizan en baños de inmersión terapéuticos. Para empezar, deberás adquirir o realizar algunas bolsas de gasa, organza, muselina o tul. No es necesario que sean demasiado grandes. La mezcla es de unos 250 gramos, aproximadamente. Tanto si las compras, como si las haces, puedes realizar más de una preparación y dejarlas listas para cuando las necesites.

Instrucciones:

  • En un bol, mezcla 2 tazas de hojuelas de avena con 1/2 jabón rallado. Selecciona un jabón natural, hidratante y cremoso.
  • Agrega 10 gotas de aceite de rosa mosqueta. La rosa mosqueta también es un poderoso hidratante y regenerativo.
  • Añade diferentes ingredientes según tus necesidades: Puedes colocar unas cuantas hojas de menta o eucalipto si padeces congestión nasal. Con unas 10 gotas de aceite esencial de lavanda lograrás un buen descanso y podrás relajar todo el cuerpo. Con un aceite cítrico conseguirás limpiar los poros a fondo.
  • Mezcla todo muy bien con una cuchara de madera.
  • Vierte el contenido en las bolsas, hasta completar 3/4.
  • Cierra muy bien realizando un doble nudo. Si tienes la posibilidad, puedes coserlas para asegurar bien el preparado.

¿Cómo preparar el baño?

Para utilizar las bolsas de baño con avena, sólo necesitarás preparar tu baño como siempre. Llena la tina con agua tibia. Sumerge el cuerpo y moja una de las bolsas, que pronto comenzará a hacer espuma. Después de unos minutos, puedes dejarla en el fondo de la tina o pasarla por el cuerpo para aprovechar mejor sus propiedades.

Al finalizar, cuelga la bolsita para que escurra. Una vez que seque puedes utilizarla nuevamente. Cada preparado rinde hasta dos baños. Luego, puedes vaciarlas y elaborar una nueva mezcla, aprovechando las bolsitas.

Bien, de ahora en adelante tu piel estará mejor cuidada gracias a estas increíbles bolsas de avena. Comparte este artículo para que más personas se enteren.

The post Nunca tu piel tuvo mejor cuidado: cómo hacer bolsas de avena para la ducha appeared first on Universo Natural.

Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.