Lo veo lo leo y me lo creo

Otra más de Dedé: El defensa volvió a ser expulsado ante Boca Juniors tras 2 agresiones

Dedé, el polémico defensa de Cruzeiro que protagonizó la llave ante Boca Juniors, puede jactarse de haber roto una marca única, pero seguramente no debe estar muy orgulloso. Ayer, tras recibir doble amarilla, se convirtió en el primer jugador que es expulsado tanto en la ida como en la vuelta de una definición de Libertadores, en toda la historia del campeonato.

Algo que, claro está, no hubiera sido posible sin el “perdón” de la Conmebol. El brasileño chocó fuertemente con el arquero Andrada en el primer duelo, causándole una fractura en el maxilar inferior. A pesar de que el portero pudo seguir en ese entonces, Dedé fue expulsado y luego el club apeló y la confederación sudamericana lo exculpó de la sanción, pudiendo así jugar la vuelta.

Sin embargo, eso no fue en lo absoluto una lección para el zaguero, quien salió con todo en el partido jugado en Brasil. Primero, al final del primer tiempo, fue con la plancha en alto en contra de Rossi, el reemplazante del malogrado portero -que estará 2 meses fuera de las canchas-, y por suerte no alcanzó a darle. La jugada terminó en gol de Barcos, pero el juez Cunha anuló correctamente por la jugada peligrosa de Dedé. 

Eso sería sólo el principio, ya que en el segundo lapso volvería a ir contra el guardametas, pero esta vez golpeándolo con el hombro y dejando todo su pesado cuerpo encima de él. Los jugadores de Boca, al ver a Rossi en el suelo -y con el fresco recuerdo de Andrada-, se volvieron locos y pidieron su expulsión. El árbitro le sacó amarilla, mientras Dedé se desentendía de los insultos. 

Pero el defensa tenía aún más por entregar, perjudicando nuevamente a su equipo. En el 80′, y cuando Cruzeiro bregaba en busca del 2-0 que los llevara al alargue, Dedé le dejó puesta la pierna a Pavón y, en una jugada que daba lugar a la duda, recibió la segunda tarjeta amarilla. Y nuevamente fue encarado por los jugadores visitantes, quienes le reprocharon su al parecer incorregible actitud.

Más tarde, Pavón marcó el 1-1 en el 94′, sentenciando un duelo que tuvo a los argentinos aguantando hasta el final para quedarse con la clasificación. “¿No tienen vergüenza de haber clasificado así?”, le espetó Mano Menezes, el DT de Cruzeiro, a Gustavo Barros Schelotto, ayudante y hermano del técnico de Boca, al final del partido.

Y Guillermo, en rueda de prensa, le respondió molesto. “Me imagino que Menezes estaría enojado. Nos defendimos, pero no tanto como Cruzeiro en Buenos Aires. Y cuando Cruzeiro se metió más atrás que nosotros, en Buenos Aires, le hicimos dos goles y le ganamos bien. El técnico de Boca supo ganar el partido. El de Cruzeiro no supo ganar el partido“, sostuvo, cerrando la polémica en un encuentro que estuvo repleta de ella.

¿Merecía jugar Dedé?

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.