Lo veo lo leo y me lo creo

Perrito quería lograr un gran robo maestro: ¡su cara de arrepentimiento movió a toda la ciudad!

Buddy es una cruza entre Pug y Chihuahua y eso lo hace simplemente uno de los perros más adorables que hemos visto. Si nosotros ya nos llenamos de ternura al pensar en él… ¡imagínense como se siente su dueño! Realmente daría todo por Buddy y lo cuida como a su mejor amigo. Por eso, cuando vio la cara de preocupación y arrepentimiento del pequeño, se preocupó inmediatamente.

El inocente perro estaba tratando de sacar las últimas migajas de galletas de un jarro de vidrio… ¡y luego no pudo salir!

Solent

¡Esa cara hace reír un poco a cualquiera! Y es lo que pasó con su dueño, quien aplicando líquido en su cuello, intento liberarlo pensando que así saldría de manera más fácil.

Pero no lo logró y las risas pasaron a ser pura y genuina preocupación. Sin saber qué hacer, finalmente llamó a los bomberos.

Solent

Anton Phillips llegó enseguida. Es parte de los expertos en rescate de animales de los bomberos de Southampton, y supo enseguida que hacer.

También conmoviendo por la carita del arrepentido can, comenzó a manipular la piel suelta de su cuello… hasta que se escuchó un gran ¡pop!

Buddy estaba libre… ¡y listo para buscar más galletas!

Solent

Y aunque fue algo extraño para Phillips, sobre todo porque podía ver en todo momento la tragicómica cara del animal, sí se preocupó de jamás romper el vidrio, pues no quería dañar ni en lo más mínimo al pequeño.

¡Buen trabajo!

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.