Lo veo lo leo y me lo creo

Puede ser una simple casa de campo, pero en su interior esconde un secreto que maravilla a miles

Adoro las casas misteriosas, de esas que uno cree que son normales pero terminan siendo completamente lo contrario. Y si tienen fantasmas, mejor aún. Esta que verás a continuación por desgracia no tiene a nuestros amigos del más allá, pero sí una fachada muy común, pero que en su interior se descubre su increíble contenido. ¿Juzgas los libros por su portada? Pues ya no más, pues este es un fantástico ejemplo de que no hay que hacerlo más.

Esta cabaña monótona y modesta parece, a primera vista, como una típica casa familiar de la década de 1950. Pero claro, no está ni cerca de eso, ya que en su interior se encuentra un asombroso secreto.

Caters

La propiedad es el antiguo sitio del búnker nuclear secreto de Gran Bretaña, construido durante la Guerra Fría para mantener a salvo a 600 personas, incluido al Primer Ministro.

El sitio “Kelvedon Hatch” en Essex cuenta con habitaciones, una cantina e incluso un quirófano conectado con túneles subterráneos.

Caters

El búnker hoy en día es propiedad privada de Mike Parrish después de que el búnker y sus sistemas ya no fueran requeridos por el gobierno.

Caters

Pero los fanáticos de la historia aún pueden visitar la propiedad, que es el búnker más grande y profundo de la Guerra Fría abierto al público en el sureste de Inglaterra.

Caters

El búnker, construido en 1952, está diseñado para parecerse a una cabaña normal.

Caters

También tiene una sala de radio de Home Office y paredes de concreto reforzado.

Caters

Su propietario, Mike Parrish, cuenta:

“Había literas de repuesto en el túnel para ayudar a acomodar a algunos de cientos de civiles y militares que estarían aquí estacionados en el momento del ataque nuclear”.

Caters

Increíble, ¿no? Por eso jamás hay que juzgar un libro por su portada, ¡y menos una casa!

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.