Lo veo lo leo y me lo creo

Quedó embarazada y la echaron de la escuela. A sus 97 les calla la boca con su más increíble logro

La historia de Iris Weatherwax es la de miles de mujeres de su época, incluyendo algunas que me son cercanas y queridas. Quizá sus padres las enviaban al colegio o quizá las educaban en casa, pero vivían con el subtexto de que había un límite para su desarrollo académico y ese límite no tenía nada que ver con los años de escolaridad.

Iris trabajaba en la granja de sus padres. Criaban vacas y vendían leche. Un día viajó con su padre a vender su producto en Davison, Estados Unidos, y allí vio a Lloyd Weatherwax.

La hermana menor de Lloyd, Mildred Burgess, dice que apenas Iris lo vio, dijo, “ese es. Ese es el hombre con el que me voy a casar”.

Michigan Live

Se casaron cuando ella aún no terminaba la escuela y en eso se quedó embarazada. Para su sorpresa, la felicidad se limito a su familia y amigos— la escuela a la que asistió le cerró rotundamente las puertas. El lugar de “una madre” era su casa y no tenía porqué aspirar a más.

En 1938 Iris dio a luz a su primer hijo y se resignó a jamás terminar su carrera escolar.

Fue feliz con Lloyd. 30 años de matrimonio y cuatro hijos que decidieron apoyar a su madre en el proyecto más deseado de su vida.

Con 97 años, Iris finalmente acabó la escuela y recibió su diploma.

“¿Puedo llorar?” preguntó con voz tímida durante la ceremonia.

Michigan Live

Paula Clarambeu es una de las sobrinas de Iris, y una de las personas que luchó porque su tía obtuviera su merecido diploma.

“Lo que más me afectó fue que la escuela no la dejara volver jamás. Ahora pueden decir que las cosas han cambiado, pero entonces se hubiera graduado con honores, porque es tan inteligente y ha hecho tanto por la comunidad”.

Tantas mujeres como Iris vieron cerrarse puertas por prejuicios y tradiciones obsoletas. Quizá hubiese cambiado su vida o quizá hubiese sido exactamente igual, pero habría sido su opción. Es más importante que nunca que valoremos a las Iris del mundo y que no permitamos que la ignorancia limite a seres humanos que tanto tienen por entregar.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.