Lo veo lo leo y me lo creo

Reconocido actor pone de manifiesto despreciable práctica a la que fue sometido en una audición

Sam Claflin, a quien probablemente viste en “Los juegos del hambre” o en “Yo antes de ti”, ha revelado una despreciable y nociva práctica a las que son sometido los actores al presentarse en un casting. Sin importar el género, quienes postular para conformar el elenco de una película deben lidiar con este tipo de actitudes por parte de los productores del film.

The Explorer. #outwardboundaustralia #camberra #camping

A post shared by Sam Claflin (@mrsamclaflin) on Mar 7, 2017 at 2:41pm PST

En conversación con The Sydney Morning, el actor declaró que interpretar el papel de galán en una película no representa los desafíos de antes. Si hace dos décadas atrás el galán debía ser un hombre intelectual y seductor, hoy éste debe ser fornido y absolutamente tonificado. Lo mismo ocurriría con aquellos papeles para convertirse en estrella de acción, cuyo proceso no suele ser comentado por los protagonistas.

Se trata de los altos estándares y la enorme presión que recae en este tipo de interpretaciones sobre mantener un cuerpo perfectamente esculpido. Dichos estándares suelen estar completamente alejados de la realidad, por lo que los actores deberían atravesar por dolorosos y forzosos procesos para llegar a tener el tipo de cuerpo que desean los productores.

A pesar de que Clafin es delgado y posee el prototipo de cuerpo convencional de Hollywood, el actor manifestó que en una de las audiciones los productores le solicitaron, antes de actuar, que se quitara la camiseta. Fue allí cuando uno de ellos se acercó hasta él, sujetó su barriga y le dijo que debía bajar de peso de forma inmediata.

“Recuerdo que en una audición me pidieron que me quitara la camisa y agarraron mi grasa y me dijeron ‘Usted debe perder un poco de peso’. Me sentí como un pedazo de carne”.

“No estoy diciendo que es peor al proceso que deben pasar las mujeres, pero como actor me siento inseguro al pensar que mi físico es superior a mi talento. Esto me pone extremadamente nervioso, hay veces que paso horas y horas en el gimnasio y dejó de comer por semanas para alcanzar lo que me piden”.

49/50 final thought I had to get myself in peak physical condition to play Will before the accident, and that came along with at least one long and hard daily session in the gym and a very strict diet, with little sleep. It was important for me to show the distinct differences between him before and after the accident, not only emotionally and mentally, but physically too. I shed over 3 stone in the three months I was training, and honestly pushed my personal limits. A lot of people struggle with every day life, and do it alone, I was fortunate to have a wonderful support network around me, guiding me through the process step by step. I'm not saying I'm a hero. I'm merely saying I found it tough and therefore appreciate what other people go through. I'm an actor. I do what I can to make each part I play as believable as I can. To play it honestly. And truthfully. And hope people invest within that character. The two sides of Will, are of course just one person, but I believe we are all made up of many different versions of ourselves. A lot of us haven't been tested the way Will has, but something as life-changing as that, will affect people differently. Every person is different. Everyone deals with circumstance and situation differently. And everyone should be able to make choices in life without judgement or comment. This film is Wills journey. Enjoy your journey. #liveboldly #50daycountdown #willtraynor @mebeforeyouofficial

A post shared by Sam Claflin (@mrsamclaflin) on Jun 2, 2016 at 11:10pm PDT

¿Qué te parece que Hollywood siga fomentando este tipo de ridículos estándares de belleza?

Source link

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.