Lo veo lo leo y me lo creo

Repartidor indocumentado entrega pizza a base militar en USA, lo detienen y puede ser deportado

Cuando el ecuatoriano Pablo Villavicencio Calderón, de 35 años, salió a hacer una entrega en la base militar de Fort Hamilton, ubicada en Brooklyn, nunca se imaginó que la historia terminaría con su detención por parte de los agentes de inmigración de Estados Unidos. ¿La razón? Villavicencio es uno de los tantos latinos indocumentados que hay en Estados Unidos.

Y es que el guardia de seguridad de Fort Hamilton -la persona que recibió la pizza-, decidió llamar al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) después de que pidiera la identificación de Pablo y él solo entregara una identificación de la ciudad de Nueva York, popularmente conocida como IDNYC, pero el guardia le pidió ver una licencia de conducir emitida por el estado de Nueva York. Cuando el ecuatoriano no proporcionó ninguna, el guardia llamó al ICE, dijo Justin Brannan, Concejal de la ciudad de Nueva York, representante de la zona y quien actualmente s encuentra apoyando a la familia del repartidor.

Fort Hamilton – Facebook

“Ahora el inmigrante ecuatoriano Pablo Villavicencio está bajo custodia de las autoridades de inmigración a la espera de su deportación”, informó Rachael Yong Yow, portavoz de la agencia en Nueva York. “Villavicencio Calderón fue detenido por elementos del Ejército y entregado al ICE”, puntualizó. 

Sandra Chica, la esposa de Pablo, quedó al cuidado de las dos hijas que la pareja tiene -de tres y dos años, respectivamente, y ambas estadounidenses-. Dio un punto de prensa para darle notoriedad a la situación y explicó lo ocurrido, además dijo que su esposo “no estaba cometiendo ningún crimen, simplemente trabajando para el soporte de estas dos niñas. Es un padre que trabaja para mantener a sus hijasTodos los días me preguntan por qué su papá no viene a casa“.

“Estas familias inmigrantes encarnan el sueño americano”

Chica tiene 38 años, nació en Colombia y hace una década llegó a Estados Unidos. Insiste en que es una ciudadana estadounidense, en que el arresto es completamente ilegal y dejando en claro que cree que es “un acto de racismo”. Junto con sus hijas dio la conferencia de prensa, que se llevó a cabo frente a Ford Hamilton. En el lugar también la acompañó el presidente del distrito de Brooklyn, Eric Adams, y el ya mencionado concejal Justin Brannan. Ambos políticos dieron su apoyo a Chica al decir que estaban buscando respuestas sobre lo sucedido.

Incluso Brannan fue más allá al preguntar: “¿Nuestra ciudad, nuestro estado y nuestra nación son más seguros hoy debido a que retiraron a un repartidor de pizza de las calles?“.

Por su parte, la base militar de Ford Hamilton, que está al centro de la polémica, se ha negado a dar cualquier tipo de declaraciones. Mientras, Young Yow puntualizó que en marzo de 2010 Villavicencio ya había recibido, por parte de un juez de inmigración, una orden de salida voluntaria del país, que tenía como plazo julio de ese año, y que el ecuatoriano no respetó. “Como tal, su orden de salida voluntaria se convirtió en una orden final de expulsión“, explicó la portavoz.

Pablo Villavicencio / Foto: AP

Chica explicó que no es la primera vez que Villavicencio va a entregar una pizza por su trabajo a esa base. En su notoria desesperación, ella se pregunta: “¿Qué los incitó a llamar al ICE?  Solo les importan las estadísticas, uno más deportado. No les importa el impacto que esto tendrá en nosotros“. Por su parte Brannan considera que “estas familias inmigrantes encarnan el sueño americano. Si se les proporcionara algún camino real a estas personas, hacia la residencia legal, harían todo por llegar ahí”.

Actualmente Chica creó, en la página GoFundMe, una campaña para recaudar 20.000 dólares que permitan ayudar a Villavicencio y a su familia en este difícil momento.

 

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.