Lo veo lo leo y me lo creo

Sabe que estos niños no han sonreído en días. Doctor inventa coreografías y los alegra con su baile

Quien haya dicho que la risa es la mejor medicina, estaba en lo correcto. Tony Adkins nos deja una prueba clara de que es cierto.

El hombre de 42 años es médico del Hospital de Niños del Condado de Orange (CHOC) en California. Por su trabajo, acostumbra a ver pequeños gravemente enfermos que son hospitalizados por mucho tiempo. Durante esos procesos, notó cómo su ánimo decae. Entonces supo que algo tenía que hacer.

Sabiendo que si sus jóvenes pacientes se deprimían su salud empeoraría, el pediatra comenzó a pensar cómo animarlos. De pronto, viendo a un niño que iba a ser operado, tuvo una idea: intentaría bailar con él.

Luego de probarlo, pudo darse cuenta que las risas del niño hicieron que su estado anímico mejorara y enfrentara de mejor forma la intervención. Desde entonces, decidió que el baile sería una parte fundamental en sus tratamientos.

Youtube

Adkins asegura que sonreír y relacionarse de forma más cercana con los pequeños del hospital es más poderoso muchos medicamentos para el dolor. Por eso, no se ha detenido y continúa realizando sus coreografías. En el hospital lo llaman “Dancing doc”.

“Bailar con los pacientes es importante porque agrega alegría a las experiencias del hospital. Es un compromiso para preservar la magia de la infancia y garantizar que los pacientes no la pongan en pausa”, cuenta el pediatra. 

Muchos videos y registros de los bailes del médico y sus niños circulan por internet y redes sociales. Es maravilloso ver cómo disfrutan moviéndose, cambiando por completo el panorama que podemos imaginar en un hospital.

Youtube

“Los estudios demuestran que cuando las personas se ríen, sonríen y se vuelven más interactivas, el efecto sobre el cerebro es más poderoso que algunos medicamentos para el dolor (…) Si puedo ayudar a inculcar el amor por la música y la danza en mis pacientes, además de mejorar sus resultados y perspectivas, eso es algo maravilloso”, continúa diciendo Adkins. 

Para el médico, no hay nada más importante que la salud de niños y niñas, por lo que no está en sus planes dejar de bailar. “Definitivamente continuaré bailando con mis pacientes, se ha convertido en una parte integral de mi tratamiento”, dice. 

Muchos podrían preguntarse si realmente estas coreografías mejoran la salud de sus pacientes, es una pregunta válida. Sin embargo, lo que nadie puede cuestionar es lo bien que se ven los niños bailando. Parecen disfrutar cada segundo. Se ven felices a pesar de sus diagnósticos y es gracias a un pediatra que, además de su trabajo, un día decidió bailar.

Mira su hermoso trabajo a continuación:

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.