Lo veo lo leo y me lo creo

¡Sálvate! Tal como una enfermedad, la infidelidad tiene graves efectos a larzo plazo

Si alguna vez te tocó pasar por la desagradable situación de ser engañada por tu pareja, sabes que el sentimiento es horrible. Una mezcla de rabia, enojo y confusión. “¿Qué hiciste mal?”, es la pregunta en que coinciden miles de personas en el mundo y la que se debe evitar a toda costa.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Nevada, cuestionarte por el mal actuar de otros, no sólo es un error sino que puede hacer más daño del que imaginas. Las conclusiones se sacaron luego de encuestar a 232 estudiantes universitarios a quienes los habían engañado en los últimos 3 meses. La relación promedio que habían mantenido era de 1,7 años.

Los resultados revelaron que “la apreciación negativa (culpa hacia la pareja, culpa hacia sí mismo y atribución causal) tiene efectos indirectos en en la salud, ya que se ve modificado el comportamiento y puede llevar a enfermedades mentales (depresión, ansiedad y estrés)”. Esto se verá reflejado sobre todo en la capacidad general de confiar.

Una señal de alerta es el nivel de angustia experimentado luego de lo ocurrido. Quienes sufren un cuadro crónico de angustia luego de haber sido engañados, tienen un riesgo mayor de recurrir al alcohol o drogas, desarrollar desórdenes alimenticios o problemas realizando ejercicio en extremo.

También concluyeron que las personas que se culpan a sí mismas por el engaño de sus parejas, son más propensas a caer en hábitos perjudiciales. Su autoestima dañada empeorará, tendrán menos conciencia de los riesgos de sus actos o intentarán tomar represalias contra la persona que los engañó.

Por el contrario, quienes culpan a la pareja en vez de a sí mismos, tienen el panorama mucho más claro. Dentro de esto, las mujeres son quienes lo pasan peor. La diferencia está en que la mujer experimenta más angustia, debido a que le otorgan mayor importancia a las relaciones, ya sea como una fuente de validación o identidad.

En conclusión, las mujeres que han sido engañadas tienen más riesgo de padecer una pobre salud mental y recurrir a un comportamiento poco saludable, ya que una vez que el daño está hecho, la crisis vendrá determinada por la forma en que perciben lo ocurrido.

El estudio fue hecho en personas de edades cercanas a los 20, por lo que las conclusiones no serían exactamente iguales en un grupo de edad más avanzada. Pero por las dudas, recuerden SIEMPRE que si alguien las engaña, la culpa es de ellos y no de ustedes.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.