Lo veo lo leo y me lo creo

Se rieron de un hombre enfermo mientras filmaban su agonía. El video es realmente perturbador

La familia de Jamel Dunn lo describe como un hombre de familia al que le encantaba hacer el tonto para divertir a sus seres queridos y que pasaba todo su tiempo libre con sus hijas Jamyah y Sahara, de 11 y seis años. Era una persona muy esforzada que soñaba con encontrar la clave del éxito, pero con problemas físicos que lo obligaban a caminar con un bastón y dificultaban su vida profesional.

Finalmente, tras una discusión con su novia cerca de una laguna en Cocoa, Estados Unidos, Dunn se alejó y una vez fuera de su vista, se metió al agua.

Es posible que quisiera cruzar hasta el otro lado o quizá sus intenciones eran más dramáticas. Lo único que sabemos con certeza es que a los pocos minutos comenzó a ahogarse.

La escena era observada por un grupo de adolescentes entre 14 y 16 años que fumaban marihuana. En lugar de tratar de ayudar o llamar a emergencias…. los jóvenes se limitaron a filmar cómo Jamel Dunn moría.

El resultado es una grabación perturbadora, tanto por su contenido como su contexto. Los adolescentes no suenan ni remotamente afectados por lo que observan e incluso se ríen del abiertamente del hombre que jamás volvería a ver a su familia.

El video fue descubierto por la policía después de que el cadáver de Jamel Dunn asomara al borde de la laguna el 14 de julio.

La indiferencia de los adolescentes horrorizó a los oficiales, quienes indicaron a los medios que jamás presenciaron compasión de su parte, ni siquiera cuando sus madres fueron a la estación a buscarlos y rompieron a llorar de vergüenza y horror.

AP

La familia de Dunn realizó un funeral abierto a la comunidad, pero les pidió que asistieran vestidos de rojo, el color favorito de su hijo, hermano y padre. Más de 200 personas llegaron a despedirlo. 

El hermano de Jamel Dunn creó un GoFundMe para apoyar a sus sobrinas y a la familia con los gastos funerarios.

Reunieron 36 mil 928 dólares en 12 días.

Nada podrá reemplazar a su padre, pero las niñas por fin tienen el futuro estable que él siempre soñó para ellas.

Los adolescentes que filmaron el video no han sido acusados de ningún cargo, pero el caso ha provocado la indignación del mundo entero y se está cuestionando crear en el estado de Florida algún tipo de ley “samaritana” que obligue a los testigos de una emergencia a tratar de ayudar, como ocurre en otros lugares de Estados Unidos y el mundo.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.