Lo veo lo leo y me lo creo

12 recetas fáciles, rápidas y deliciosas que puedes hacer con casi todo lo que guardas en la nevera

Cuando pensamos en “comida” se nos viene a la mente platillos super complejos de hacer y si llegan visitas a casa es imperdonable servir un emparedado de queso. Sabemos que la rutina abarca la mayor parte del tiempo y que no alcanza para lucirnos con una buena presentación, pero si te ataca el hambre y quieres comer rico, aquí hay 13 opciones:

1. Sáltate un paso, ¡y cocina tu pasta directamente en la salsa!

Sabemos que la salsa va a un lado, pero esta mezcla seguro te encantará. Con un poco de champiñones, cebollín y jamón sofrito seguro la amarás.


2. Rico guiso de camarones

Solo necesitas un poco de ajo, cebolla y aliños para que tus papas se cocinen. Sofríe los camarones y luego mezcla. Será delicioso.


3. ¡Estas trufas de chocolate no pueden ser más simples de hacer!

Un postre simple y lleno de sabor. Lo mejor es que solo necesitas crema de avellana y leche condensada.


4. Huevos Rancheros

Al mejor estilo mexicano, este desayuno simplemente te fascinará. Longaniza picada, cebolla, tomate y huevos, ¡delicioso!


5. Rollitos de cheesecake y arándanos

Una mezcla entre cheesecake y panqueques. Lo mejor es que son muy rápidos de preparar.


6. Exquisito arroz chaufán

Si estás cansado de comer arroz como siempre. Toma lo que sobró y haz esta mezcla. No te arrepentirás: el ingrediente secreto (no tan secreto) es el huevo y la salsa.


7. Croquetas con Queso

¿Qué mejor que el queso? Nada, ¿cierto? Por eso esas croquetas con base de puré, tocino, cebolletas y queso serán los mejor snacks del mundo.


8. Copas de brócoli para comer sano después de las fiestas

Seguro que comiste demasiadas cosas grasas en la fiesta de anoche, así que para el almuerzo de hoy el menú es ligero. Estas ricas copas de brócoli son muy fáciles de hacer.


9. Pan como bol relleno de queso

Si no tienes idea qué servir en una fiesta, este fabuloso snack te dejará como rey o reina. Solo necesitas panes pequeños redondos y, claro, mucho queso.


10. Fudge de chocolate y frutillas

Demasiado simple. Toma barras de tu chocolate favorito y mezcla con mantequilla y leche condensada. Congela y el resultado simplemente te hará agua la boca.


11. Omelette en pan

Si ya el omelette es rico, imagínatelo cocinado junto al pan tostado.


12. Omelette en salsa blanca

Y aquí, el gran secreto. La salsa blanca le dará la textura que siempre has estado buscando en tus huevos.

¡Esperamos te sirva!

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.