Lo veo lo leo y me lo creo

A sus 98 años ingresa a un asilo de ancianos para cuidar a su hijo de 80 años

¿Qué no haría una madre por amor a sus hijos? Ada tiene claro que, por él, haría lo que fuera. Incluso ingresarse a sí misma en un asilo.

Ada es una mujer que tiene sus prioridades claras y sabe que jamás se es muy grande para dejar de ser mamá. Su hijo Tom tiene 80 años y ella 98, pero cuando él tuvo problemas de salud y lo ingresaron a un asilo, ella se inscribió voluntariamente para estar a su lado y cuidarlo.

Su relación es muy especial

mama e hijo viejitos

Pasan todo el tiempo juntos

mama e hijo en sillón

Ella siempre le da un beso de buenas noches

mama e hijo abrazados

Y lo primero que hace en la mañana…

manos viejitos

¡Es ir a saludar a su hijo!

mujer y hombre

No hay límites cuando se trata del amor de una madre

abrazo madre e hijo

Ada es, sin lugar a dudas, un gran ejemplo a seguir

familia madre e hijo viejitos

Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.