Lo veo lo leo y me lo creo

Este hombre moribundo con un tatuaje de “no resucitar” hizo entrar en pánico a los médicos del mundo

Sucedió en Miami: un hombre de unos 70 años llegó a un hospital después de ser encontrado en la calle, estaba inconsciente, y tenía un nivel de alcohol bastante alto en la sangre. Los paramédicos actuaron rápido y lo llevaron hasta la sala de emergencias.

Una vez en la sala, el pulso del hombre comenzó a bajar de forma muy preocupante. Los doctores decidieron intentar salvarlo, pero al quitarle la camisa, se encontraron con algo increíble que los dejó pasmados.

NEJM/University of Miami

El sujeto tenía un tatuaje que era enfático en que no quería trabajo de reanimación si es que se encontraba en una situación adversa.

La tinta sobre el pecho decía “No resucitar”, con la palabra “no” subrayada.

Sometieron el tema a discusión, y después de un rato, los doctores decidieron que respetar el tatuaje del hombre era lo mejor que podían hacer por él, pero la decisión abrió otra discusión: el hecho de que no existe ningún sistema establecido para seguir los deseos de los pacientes.

El nivel de alcohol en la sangre de hombre era demasiado alto para despertarlo, lo que no era algo inusual. Ya que, según Greg Holt, uno de los doctores que lo atendió, eso sucede mucho en el hospital. Además de esto, el doctor dijo que:

“Siempre bromeamos sobre hacer esto. Un montón de médicos dice cosas como ‘hey, voy a tatuarme en el pecho para que todos conozcan mi estado.’ Entonces lo ves y es como… oh, Dios.”

Death Reference Desk

La principal preocupación de los doctores era no estar matando a alguien.

Legalmente, los tatuajes no sirven como órdenes para no reanimar. De hecho, dice el doctor Holt, en el estado de Florida piden un montón de requerimientos legales para seguir esas órdenes. Hay que firmar papeles, tiene que haber un acuerdo entre doctores y pacientes, pero nada está dicho sobre los tatuajes.

Hammond Law Group

Las órdenes de no reanimar están protegidas por las leyes de privacidad médica, así que no es claro cuántas personas sean parte de esto, pero cerca del 80% de los estadounidenses con enfermedades crónicas han reportado que no quieren ser hospitalizados, o puestos en cuidados intensivos si es que se están muriendo.

Generalmente, la única forma de acreditar las órdenes de no reanimar, es mediante tarjetas que lo acrediten.

En el caso particular del doctor Holt y su equipo las condiciones facilitaron la decisión, ya que la presión sanguínea estaba bajando a niveles demasiado preocupantes, todos sabían que lo mejor era no evitar el resultado final: la muerte.

AllNurses.com

A pesar de saber cómo terminaría todo, no dejaron de intentar subir su presión arterial con medicamentos, sueros y antibióticos. Sin embargo, el médico asegura que, de no haber un código, lo habría puesto en una máquina respiratoria. Asegura, también, que lo más complicado de un tatuaje es:

“Siempre pienso que las personas podrían arrepentirse de esto, te emborrachas, te lo haces cuando eras niñas, desearías no habértelo hecho, ¿pero qué puedes hacer?”

Y, de hecho, hay casos que respaldan este pensamiento. Hace algunos años, se documentó una situación en particular que aseguraba que, en el pecho de un hombre diabético, se encontraba un tatuaje de no reanimar. Sin embargo, después de una amputación de pierna, y cuando los doctores le preguntaron por el tatuaje, el paciente aseguró que esos no eran sus deseos, solo había perdido una apuesta cuando era joven, y él “no creía que alguien fuese a tomárselo en serio”.

Imgur

A pesar de esto, el doctor Holt asegura que el tatuaje de su paciente era “algo diferente”, ya que estaba justo en el lugar del pecho donde se presiona para la reanimación, e incluía la firma del hombre.

Además, es necesario recalcar que la decisión fue discutida de manera muy sopesada por el doctor y el consejo ético del hospital. Y realmente, aseguran, habría sido una discusión larga y profunda la que se tuvo con respecto al tema.

Afortunadamente, y para quitarle las dudas a los médicos, horas después de la muerte de hombre, encontraron la documentación que acreditaba el tatuaje, y, efectivamente, él sí era parte del registro de personas que no querían ser reanimadas.

Sin embargo, el debate sigue abierto, y preocupa a toda la comunidad médica.

¿Cuál es entonces, el verdadero peso de un tatuaje? 

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.