Lo veo lo leo y me lo creo

Le dice a un hombre que es lesbiana y se enfurece. Salta al auto, lanza patadas y luego va tras ella

Bailey Cantrell estaba sentada dentro de su automóvil en el estacionamiento de una estación de servicio en Nashville cuando de pronto, un completo desconocido la atacó violentamente. 

Según informó el Departamento de policía local, en un principio el hombre se acercó a Bailey para pedirle su número telefónico. Ella se negó. Él volvió a preguntarle. Ella volvió a rechazarlo. La tercera vez optó por una vida para espantarlo definitivamente: le contó que era lesbiana. Aunque no debe dar explicaciones de su sexualidad, lo hizo porque pensó que sería la única forma de que la dejara tranquila.

NewsChannel 5

Sin embargo, nunca pensó la decisión que tomaría su acosador: se lanzó sobre el capó de su auto, saltó sobre él, pateó el parabrisas y mientras la chica conducía, se bajó del automóvil.

NewsChannel 5

Pero no se detuvo. Bailey intenta escapar en su auto pero él la sigue y golpea uno de los vidrios con una patada. Ella se baja y él va hasta su lugar, donde la agarra violentamente para  forcejear.

“Le dije que soy gay, por lo que no estoy interesada, y eso lo desató”, dijo Bailey Cantrell. “Creo que fue un ataque de odio”, añadió según informó News channel 5.

La policía fue hasta la estación de servicio poco después del incidente. Dos oficiales informaron el hecho, pero no pudieron localizar al sujeto.

NewsChannel 5

Testigos de la escena aseguraron que el hombre es nuevo en el área de Nashville y que vive en la Misión de Rescate.

Bailey Cantrell obtuvo un video del ataque que se ha vuelto viral en las redes sociales. En los comentarios, ha sido criticada por su reacción, particularmente cuando se la ve salir del vehículo para enfrentar a su atacante.

Pero ella se defendió: “No pude ver absolutamente nada en mi parabrisas. Estaba en estado de shock y había cristales en mis ojos de donde todo el vidrio nos golpeó, así que es por eso que salí del auto”.

NewsChannel 5

La policía de Metro dijo que esto es una investigación en curso. Aún no se ha arrestado a nadie.

Cantrell vive a solo minutos de la estación de gasolina, pero desde el horrible ataque se mudó a la casa de sus padres en Hendersonville, donde se siente más segura.

SFuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.